Cine

A Nice Chianti: Las 10 citas más memorables de Hannibal Lecter del Silence Of The Lambs

El silencio de los corderos es una de las mejores películas de todos los tiempos. Si bien es ciertamente aterrador y desconcertante, también está escrito de manera brillante, lleno de caracterizaciones complejas y diálogos memorables. La película ganó tanto el Mejor Guión Adaptado como el Mejor Actor en los Premios de la Academia de ese año, un testimonio del fascinante diálogo y la capacidad de Anthony Hopkins para recitar a Hannibal con tanta gracia y bravura magnética.

Si bien solo aparece en unos veinte minutos de la película, El silencio de los corderos pertenece a Anthony Hopkins y Hannibal Lecter. Nada en contra de los otros artistas: es increíblemente fácil verse eclipsado por una de las mejores actuaciones en la historia del cine.

10 Me comí su hígado …

Dando al título su cita está esta famosa línea de Hannibal Lecter. Después de devolverle el psicoanálisis de Hannibal en la cara, Hannibal se irrita con Clarice y se apaga. Él la amenaza aún más diciéndole: «Un censo intentó una vez hacerme la prueba. Me comí su hígado con algunas habas y un buen chianti».

Podría decirse que es la cita más famosa de la película, y el ruido de boca que acompaña a Hannibal es posiblemente su … ¿sonido más famoso? Es un resumen fantástico del personaje de Hannibal, y le recuerda al espectador lo peligroso y psicótico que puede ser.

9 ¿Jack Crawford me envió un aprendiz?

Scott Glenn en El silencio de los corderos.

Lo anterior es poco más que un diálogo expositivo, pero le dice mucho al público sobre el personaje de Hannibal y su reputación. Clarice todavía está entrenando y se lo dice a Hannibal. Hannibal, un caníbal y asesino en serie de fama mundial, se sorprende de que Jack Crawford le haya enviado un aprendiz.

Espera que Crawford envíe a Hannibal lo mejor que pueda, teniendo en cuenta su reputación. Esto nos dice no solo que Hannibal es bastante egoísta y extremadamente peligroso, sino que Clarice lamentablemente no está preparada para lo que está a punto de hacer.

8 No estás a más de una generación de la pobre basura blanca

El psicoanálisis de Clarice antes mencionado proporciona a la película otro brillante diálogo. Todo el discurso es fantástico, ya que Hannibal le cuenta el pasado de Clarice con asombrosos detalles.

Si bien no sabemos si las afirmaciones de Hannibal son ciertas, el rostro abatido y conmocionado de Clarice nos dice que lo son. Todo el discurso se centra en el pasado de Clarice, su estatus socioeconómico cuando era niña, su acento sureño, su padre, sus ambiciones y su relación con los niños. Es una pieza estelar de escritura y actuación.

7 Te digo cosas, me dices cosas

La secuencia del «quid pro quo» es otra famosa, y es aquí donde la película realmente comienza a profundizar en la relación entre Hannibal y Clarice. Se le ha advertido repetidamente a Clarice que se abstenga de compartir información personal con Hannibal, ya que a menudo usa dicha información personal para atormentar psicológicamente a sus víctimas.

Por lo tanto, cuando Hannibal dice: «Quid pro quo. Te digo cosas, tú me dices cosas. Pero no sobre este caso. Sobre ti», sabemos que Clarice no debería divulgar ninguna información. Pero ella lo hace. Y hace que la narración sea fascinante.

6 Creo que sería algo bastante conocerte en la vida privada

Anthony Hopkins en El silencio de los corderos

En esa misma secuencia, el público vuelve a aprender un poco sobre la relación de Hannibal y Clarice. Después de que Clarice le cuenta información personal sobre su padre muerto, Hannibal se abre y dice: «Eres muy franca, Clarice.

Creo que sería algo extraordinario conocerte en la vida privada «. No solo es una línea hermosa en sí misma, sino que permite al público conocer los sentimientos de Hannibal hacia Clarice. Hannibal no ve a Clarice como una víctima; él ve ella como una persona interesante que intenta hacer lo correcto por el mundo.

5 La gente dirá que estamos enamorados

Hannibal Lecter

En la última visita de Clarice a Hannibal, Hannibal afirma que «la gente dirá que estamos enamorados». Obviamente, se refiere al incesante impulso de Clarice por obtener información, pero es una cita muy interesante con un subtexto más profundo.

Esta línea resulta especialmente interesante al considerar Aníbal (la secuela) y la dirección que toma la relación de Hannibal y Clarice dentro de ella. Pero incluso si los espectadores ignoran esa historia, esto demuestra una línea muy intrigante. ¿Hannibal ama a Clarice? ¿Clarice depende demasiado de Hannibal? ¿Se está acercando demasiado?

4 ¿Y no buscan tus ojos las cosas que quieres?

Después de que Clarice le pide ayuda a Hannibal, Hannibal se la da y le dice que Buffalo Bill «codicia» a sus víctimas. Luego le pregunta qué codicia la gente («¿Y cómo empezamos a codiciar, Clarice? ¿Buscamos cosas para codiciar?»).

Siguiendo su decepcionante respuesta, Hannibal da una de las líneas más hermosas de la película: «Comenzamos codiciando lo que vemos todos los días. ¿No sientes ojos moviéndose sobre tu cuerpo, Clarice? Y tus ojos no buscan la cosas que quieres? » Es una gran línea y eventualmente ayuda a Clarice a resolver el caso.

3 Te despiertas en la oscuridad y escuchas el grito de los corderos

Hannibal habla con Clarice

El silencio de los corderos trata sobre la psicología de Clarice y su desarrollo hasta convertirse en una confiada agente del FBI y, en ese sentido, la escena del tribunal entre ella y Hannibal puede resultar la secuencia más vital de la película.

Después de contarle a Hannibal sobre su trauma infantil con los corderos de primavera, Hannibal asume correctamente: «Todavía te despiertas a veces, ¿no? Te despiertas en la oscuridad y escuchas los gritos de los corderos». Y con eso, tanto Hannibal como el público aprenden sobre lo que impulsa y persigue a Clarice.

2 Bueno, Clarice? ¿Han dejado de gritar los corderos?

Hannibal llama a Clarice

Esta línea puede ser un poco cursi, pero ciertamente es memorable. Después de que Clarice resuelve el caso y mata a Buffalo Bill, Hannibal escapado la llama y le pregunta si los corderos han dejado de gritar.

Es indicativo no solo de su relación personal (¿qué lindo es que Hannibal pensara en Clarice?), Sino del desarrollo del personaje de Clarice. Quería que los corderos metafóricos dejaran de gritar y, al salvar a Catherine, pudo lograrlo.

1 Voy a cenar con un viejo amigo

La escena final de El silencio de los corderos

¡Qué línea tan horrible para Hannibal! Hannibal odia a Chilton y aparentemente lo ha rastreado hasta alguna isla exótica. Luego usa un juego de palabras particularmente inteligente para Clarice, diciéndole que está «invitando a cenar a un viejo amigo».

Parece que está invitando a Chilton a su casa como invitado, pero obviamente se refiere a Hannibal literalmente comiendo a Chilton. Es una línea escalofriante, pero convertirla en la última de Hannibal fue una inspiración genial. Con él, Hannibal se pone de pie y se mezcla con la multitud, solo otro ciudadano entre muchos.


Source link

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

Noticias Relacionadas

Botón volver arriba

Adblocker Detectado

Por favor desactiva el bloqueador de anuncios para poder ver el sitio.