Tecnología

Apuestas y poesía

24 de agosto de 2021

La poesía se ha asociado con el juego desde que existe el arte literario. Desde los primeros días de Homero hasta el Hollywood moderno, los poetas y escritores han buscado inspiración en los juegos de cartas, las peleas de gallos y las casas de juego.

La conexión entre el juego y la poesía se remonta a los primeros días de la poesía, y muchos autores clásicos citan el juego como inspiración para su trabajo. Esto no es sorprendente considerando que ambos son esfuerzos intrínsecamente riesgosos. El juego depende en gran medida del azar y, en general, las probabilidades de ganar son escasas.

Por otro lado, los poetas son por naturaleza tomadores de riesgos; y su estatus a menudo depende de la aclamación generalizada. Siempre han vivido peligrosamente: atestigua la aventura de Lord Byron con su media hermana o el estilo de vida estridente de Chaucer. Para complicar las cosas, los poetas tienden a vivir no solo de manera precaria sino también de manera extraña.

Los poetas buscan inspiración constantemente; recurren a su mundo emocional del mismo modo que los jugadores recurren al azar. En el juego, uno puede ganar una gran suma de dinero por pura suerte; en poesía, puede suceder algo similar: los poemas de uno pueden ser recibidos con gran aclamación y aportar riqueza y estatus social al poeta. Ambos requieren tomar riesgos y una habilidad para adivinar correctamente, de la misma manera que tanto la poesía como los juegos de azar tienen su conjunto de reglas que muchos malinterpretan.

Muchos poetas y escritores han recurrido al juego como una forma de escapar de la cruda realidad que los rodea. La inspiración es la segunda motivación más popular para apostar. La posibilidad de ganar dinero la mayoría de las veces ocupa el último lugar.

Un porcentaje significativo de autores clásicos y modernos ha hecho referencia al juego en su literatura. Aunque es difícil atribuir una obra a una inspiración en el juego, varios escritos conocidos están directamente relacionados con el juego. Siga leyendo para descubrir ejemplos de juegos de azar y poesía que se unen.

El juego y la «Ilíada» de Homero

Se dice que el antiguo poeta griego Homero se vio muy influenciado por una forma temprana de un juego de dados que se jugaba en su época llamado «Alea». Este juego consistía en tirar cinco piedras de seis lados, y aquellos que lanzaban un cierto número eran recompensados ​​con grandes sumas de dinero.

La Ilíada se basó en los acontecimientos que rodearon la Guerra de Troya, que se dice que fue provocada por el secuestro de Helena, una reina espartana.

William Shakespeare y «Todo está bien, termina bien»

En 1602 William Shakespeare publicó «Todo está bien, termina bien», que muchos críticos consideran una de sus mejores obras. La obra en sí se basa en el juego, con un personaje llamado Parolles que se describe a sí mismo como un «jugador» a lo largo de la obra.

Aunque el segundo acto de la obra de William Shakespeare está dedicado al juego, Parolles se describe a sí mismo como un «jugador», muchas otras referencias dentro de sus disertaciones sobre poesía indican su gran amor por los juegos de azar.

Desde entonces, muchos escritores han criticado la inclusión del juego como un tema fuerte dentro de las obras de Shakespeare, afirmando que sus escritos eran poco más que literatura apenas velada basada en hechos reales. Aunque muchas personas negaron el trabajo de Shakespeare en ese momento, un número creciente cree que de hecho fue un escritor fuertemente influenciado por sus experiencias de juego.

Rudyard Kipling y la «balada de Oriente y Occidente»

Rudyard Kipling es considerado uno de los nombres más famosos cuando se trata de poesía. También fue un autor de renombre con varias obras en su haber, pero quizás sea más conocido por su poema «La balada de Oriente y Occidente».

Este poema refleja los fuertes sentimientos del autor hacia el juego y las apuestas, con Kipling instando a todos a evitar los males del juego en favor de una vida dedicada a la religión. La pieza fue escrita en 1889 durante una época en la que se dirigieron muchas críticas a los corredores de apuestas que operaban en hipódromos y campos de cricket británicos; la temporada de 1889 vio el cierre de muchos hipódromos por este motivo.

Este poema se considera una obra que realmente captura la sensación de estar involucrado en el juego. Es casi como si Kipling pudiera llegar a su alma y usar su poesía como una forma de descargar todas sus emociones, que ciertamente tenían alguna conexión con el juego.

«La balada de la cárcel de Reading» de Oscar Wilde

Quizás una de las obras literarias más famosas que surgió como resultado de una experiencia con el juego es «La balada de la cárcel de lectura» de Oscar Wilde. Este poema se publicó por primera vez en 1898 y sigue siendo reconocido como una de las obras literarias penitenciarias más famosas del mundo.
Esta poesía está relacionada con los juegos de azar porque Wilde estaba inicialmente bajo investigación por hacer trampa en los juegos de azar. Sin embargo, finalmente fue acusado de un delito mucho más grave.

Oscar Wilde fue declarado culpable de indecencia grave y condenado a dos años de trabajos forzados. Luego pasó un tiempo en prisión antes de ser liberado por motivos médicos. Se ha sugerido que el poema «La balada de la cárcel de Reading» en realidad fue escrito para ayudar a las personas a comprender cómo sería la experiencia de la prisión para aquellos que tuvieron la mala suerte de encontrarse encarcelados en un entorno como este.

Wilde tenía un interés más que pasajero en los juegos de azar, y se ha sugerido que su juicio tal vez esté relacionado con su amor por los juegos de azar. El autor fue un visitante habitual de casinos y establos de apuestas a lo largo de su vida, especialmente durante su estancia en París. Pero también era un ávido jugador en el sentido más tradicional de la palabra; se cree que a Wilde le encantaba apostar en carreras de caballos y partidos de cricket con algunos de sus amigos más cercanos.

James Joyce «Los muertos»

Poetas como James Joyce, que también era un gran jugador, han recurrido al juego como inspiración para sus escritos.

En su cuento “The Dead”, hay una escena en la que Gabriel Conroy y los demás invitados a la fiesta intentan jugar a las cartas con el Sr. Browne cuando de repente arroja todo su dinero sobre la mesa. Joyce usó sus experiencias de juego para escribir la mayoría de las escenas de «The Dead».

Charles Bukowski y «El ratón de biblioteca»

Un poema que no se incluyó en la colección «Crucifix in a Deathhand: Poems 1987-1990», pero que se cita aquí de las «Notes for Future Works», recopiladas en 1993.

El poema comienza con un epígrafe de Wild Bill Hickok, quien fue asesinado a tiros después de una partida de póquer, y luego examina lo que significa ser un poeta, especialmente uno que escribe poesía dedicada al juego.

«Flores del mal» de Charles Baudelaire

Las flores del mal de Baudelaire se ha referido como «el libro más inmoral jamás publicado».

Una de sus líneas más famosas proviene de un poema dedicado al juego, Le Jeu (El juego). Este poema está lleno de referencias al juego y describe la vida como un juego del diablo.

También rinde homenaje al hecho de que el juego siempre ha sido uno de los placeres más grandes y más íntimos del hombre.

Ultimas palabras

A lo largo de la historia de la literatura, el juego ha demostrado tener una influencia significativa. Parece que a los grandes escritores les atrae como polillas a la llama; el juego es un tema tan cautivador y fascinante que a menudo inspira escritos verdaderamente que invitan a la reflexión.

Volver a todas las publicaciones


Source link

Looks like you have blocked notifications!

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba