Sabías Que

Cómo comprobar si el aceite de oliva está malo por su color y olor

El aceite de oliva es uno de esos productos que utilizamos a diario en todas las casas españolas y que no falta en ninguna despensa. De hecho, son muchas las familia que lo compran en formatos muy grandes o que prefieren tener bastantes botellas en la despensa para que nunca falte, pero es importante comprobar cuál es su estado antes de utilizarlo en nuestras comidas. Saber si el aceite de oliva está o no en buen estado es muy importante y por suerte, al margen de lo que diga la etiqueta, existen varias formas de saber cuál es el estado de nuestro aceite y en concreto, os queremos explicar, cómo comprobar si el aceite de oliva está malo por su color y olor.

Cómo comprobar si el aceite de oliva

Son muchas las personas que suelen dar por hecho la fecha de caducidad de determinados alimentos, creyéndolos casi “inmortales”. Pasta y harina, por ejemplo, pero también condimentos. Pensemos en el aceite de oliva : ¿alguna vez has leído la fecha de caducidad ? Por lo general, no es algo que se haga muy a menudo. Por dos motivos: porque se consume rápidamente (en la cocina mediterránea y española es uno de los ingredientes principales), y sobre todo porque se cree que tiene una vida útil muy larga.

Esto es parcialmente cierto, pero es bueno saber que incluso el aceite de oliva puede volverse rancio y estropearse. ¿Cómo saber si es esto lo que le ha pasado a nuestro aceite?

Aceite de oliva: cuánto dura

Un primer dato para saber si el aceite sigue siendo bueno o si ha caducado es conocer su ciclo de vida. Es decir, ¿cuánto dura el aceite? ¿Cuál es la fecha de caducidad en relación a su embotellado? Generalmente, el aceite de oliva conserva sus propiedades hasta 18 meses desde la fecha de extracción . Mejor, por tanto, no utilizarlo pasado este tiempo.

Por supuesto, este período puede variar, tanto según el tipo de aceite como en relación con su conservación . Por ejemplo, si se ha almacenado en botellas que no sean de color ámbar (vidrio o plástico) puede deteriorarse.

Color: un indicador importante

El color del aceite es lo primero que te puede decir si está bueno o rancio. El aceite todavía bueno es de hecho amarillo o verde , dorado y brillante, y no ámbar o rojizo, por ejemplo. Cualquier color que no esté entre el clásico amarillo y el verde debe hacer que suene la alarma.

La variación de color, de hecho, indica que el aceite probablemente no se ha almacenado correctamente y, cuando se embotella en un recipiente que no es de color ámbar u oscuro, ha estado expuesto a la luz solar o la luz.

El olor y el sabor

El segundo indicador son nuestros sentidos más relacionados con la comida, a saber, el gusto y el olfato. Si el aceite se siente rancio, agrio o desagradable (ya sea por el olor o también por el sabor) cuando se abre, significa que se ha echado a perder.

En concreto, y cuando hablamos de olor, si te huele a pintura o incluso a barniz o a disolvente es que ya no puedes usar tu aceite de oliva para cocinar.

Qué hacer y cómo mantenerlo mejor

El aceite que se ha echado a perder (porque has comprobado lo explicado o porque incluso se ha superado la fecha de caducidad indicada en el envase) no se debe comer en absoluto , y por lo tanto no se debe utilizar para freír. A lo sumo puedes usarlo para proyectos domésticos , por ejemplo para hacer jabones o para engrasar mecanismos chirriantes o muebles de madera que necesitan nutrición.

Para las próximas veces, guarda mejor el aceite : si lo compraste en una botella transparente, viértelo en un recipiente ámbar u oscuro que además pueda cerrarse bien. Guárdalo siempre en una despensa cerrada alejada tanto de la luz como de fuentes de calor, y por último comprueba siempre que no sufre cambios bruscos de temperatura.


Source link

Looks like you have blocked notifications!

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba