Ocio

“Con Karate Kid descubrí que respiramos igual que ellos: adapté el dar cera, pulir cera”

Ahí estaba yo, con las manos embadurnadas de maquillaje, intentando que el pelo oscuro de Andrea pareciera claro para que encajase el gorro con escamas que había diseñado la Tarrés para impactar con una coreografía marina bajo los acordes de ‘El Océano’. La rutina anterior no había salido del todo bien. Repasaban el vídeo y la tensión era mayúscula. Andrea Fuentes habló. Sin alzar la voz, con la autoridad del liderazgo deportivo que tenía y sabiendo todas que nadie había sufrido más que ella para estar ahí. La mejor. La nadadora con más medallas. Habló y todas la creyeron. Salió España y ganó el bronce, sólo por detrás de Rusia y China. Un ejercicio original y brillante. La tensión hizo mella en mi cuerpo no preparado para la alta competición: gastroenteritis durante una semana. Andrea aún se ríe cuando lo recuerda. Ella había conseguido además la plata con Ona Carbonell, cuatro medallas olímpicas, 16 medallas en campeonatos del mundo, 16 en europeos…

La muerte de su hermana Tina con 34 años, compañera de sincro y testigo y protagonista de la parte más dolorosa de su vida, sirvió para cerrar un duelo que duraba demasiado tiempo y para sacar la Andrea más genuina, la que siempre te sorprendía con un comentario imaginativo, natural, sencillo y directo. Cuando le llegó la oportunidad de dirigir el combinado de USA no se lo pensó. Víctor Cano, su esposo, olímpico como ella de gimnasia, y los pequeños Kilian y Sira, tan imaginativos y flexibles como ellos, iniciaron la aventura. Ella, la primera mujer, el primer español en ser escogido seleccionador de un combinado americano. Él ayudando con las piruetas.

“Intenté seguir el método Tarrés que tan bien nos había funcionado en España y casi salgo a gorrazos. Aquí son más de felicitaciones y abrazos, de ‘good job’, así que he tenido que ir adaptando todo a su mentalidad”. Y la evolución ha sido espectacular. Fuentes ha formado un equipo joven, que se contagia de su creatividad. Cuando aparece USA en competición las juezas están esperando ‘ qué nos habrá preparado Andrea…’.

Durante la pandemia siguió trabajando con su equipo on-line. Viendo Karate Kid descubrió que la respiración de la natación artística era idéntica a la del karate y empezó a crear ejercicios utilizando cualquier elemento del hogar. “Creé el método ‘dar cera, pulir cera’ y así cogiendo una garrafa de agua o una fregona practicábamos la respiración que después haríamos bajo el agua con los movimientos del karate”.

La respiración. Tan importante. Como el auto-control. A Andrea le ha ayudado en su vida el respeto por el planeta, el buscar continuamente el equilibrio. Cuando vivían en Barcelona tenía su propio huerto, en USA sigue predicando con el ejemplo. Jurado de los Premios Princesa de Asturias, recuerdo su encendida defensa del surfista Kelly Slater por los valores que transmite y su incansable defensa del planeta.

Por la mañana recibió el abrazo de Tarrés. “La que has montado Andrea, has vuelto a poner nuestro deporte en el centro de la noticia. Gracias”. Y esas gracias de Tarrés provocó la sonrisa de Andrea. “Gracias a ti…”. Porque no hay otra que haya heredado la genialidad de Tarrés a la hora de crear coreografías únicas.




Source link

Looks like you have blocked notifications!

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba