InmigraciónNoticias Internacionales

La carrera presidencial del 2020 y la comunidad mexicana en EU

Los 37 millones de personas de ascendencia mexicana en ese país tienen mucho de que preocuparse si Trump es reelegido, no sólo por el probable aumento de ataques y violencia en su contra, sino también por sus políticas contrarias a los intereses de gente trabajadora, opina el autor.

Por Lorenzo Cano

Las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos tendrán un impacto directo en las personas de ascendencia mexicana que viven en este país, alrededor de 37 millones, aproximadamente el 11.3 por ciento de la población total (2018). Este grupo se puede dividir en al menos tres categorías:

  • Residentes mexicanos indocumentados.
  • Mexicanos que tienen estatus legal como residentes permanentes, pero no tienen derecho a voto en Estados Unidos.
  • Los mexicoamericanos, que son ciudadanos estadounidenses, ya sea por nacimiento o por naturalización (66 por ciento de todas las personas de ascendencia mexicana que residen en Estados Unidos, 2012).

La elección entre el republicano Donald Trump y el demócrata Joe Biden tiene mucho más en juego para todos los mexicanos que residen en Estados Unidos que cualquier otra elección presidencial estadounidense en la historia reciente. Una razón importante es que las políticas de Donald Trump son una amenaza directa para el bienestar social y económico de esta población, como lo es para otros grupos minoritarios radicados en los Estados Unidos. La satanización temprana de Trump sobre los residentes mexicanos indocumentados durante su primera campaña a la presidencia es bien conocida y es lo que lo encaminó hacia el éxito final en las elecciones en 2016. Su referencia a los “mexicanos” como criminales y violadores tocó una fibra profundamente racista y xenófoba con su creciente base política, compuesta en su mayoría por conservadores angloamericanos.

Como resultado directo de sus ataques, incluido su esfuerzo por extender un muro a lo largo de toda la frontera entre México y Estados Unidos, un número creciente de partidarios de Trump se ha envalentonado con sus ataques verbales y físicos contra personas que se perciben de ascendencia mexicana. Si Donald Trump es reelegido presidente de Estados Unidos este noviembre, está casi garantizado que los ataques contra personas de ascendencia mexicana aumentarán significativamente no sólo por parte de milicias organizadas y grupos neonazis, como los llamados “Proud Boys”, una organización neofascista, sólo masculina, pero también por individuos que actúan solos en su fervor racista y xenófobo.

La carrera presidencial del 2020 y la comunidad mexicana en EU 1

Foto: Reuters

Desde una perspectiva política, la reelección de Trump ciertamente continuaría negando a las personas de México y Centroamérica solicitar asilo político en Estados Unidos, aun cuando muchos tienen razones legítimas para huir de la violencia en sus respectivos países. La administración Trump ha manipulado el proceso de asilo político utilizando la pandemia del coronavirus como una tapadera para desviarse del compromiso de los Estados Unidos en considerar las solicitudes de asilo. Sin embargo, incluso antes de la pandemia, Trump ya les había negado a las personas con solicitudes de asilo el derecho a permanecer en los Estados Unidos hasta que se pudiera escuchar una audiencia de asilo. Como resultado, ha creado una tragedia de derechos humanos a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos, causando miseria a miles de hombres, mujeres y niños. Si se reelige, seremos testigos de la continuación de un gran y lamentable cuerpo de personas mexicanas y centroamericanas en el limbo, que sufren de hambre, escasos recursos económicos y la falta de un techo en las principales ciudades mexicanas a lo largo de la frontera.

No deben subestimarse las connotaciones fascistas de Donald Trump y su aceptación de los grupos ultraconservadores de derecha blanca (anglo). Su posible reelección trabajará para socavar las históricamente fuertes instituciones sociales y políticas de los Estados Unidos que actualmente están bajo ataque. Ya estamos siendo testigos de esto por su rápida acción para nominar a una mujer ultraconservadora a la Corte Suprema de Estados Unidos, donde Trump tendrá una mayoría conservadora significativa en la Corte. Es casi seguro que esta realidad reducirá los derechos y las libertades civiles otorgados a los mexicoamericanos y muchos otros en los años venideros. El hecho de que Trump no se haya enterado de una acción rápida sobre la nominación, es contraria a lo que el Senado de los Estados Unidos controlado por los republicanos NO permitió que el entonces presidente Obama hiciera cuando nominó a Merrick Garland el 17 de marzo de 2016 para un puesto vacante en la Corte Suprema. La falta de voluntad de Trump de esperar a que se presente una nueva nominación a la Corte Suprema hasta DESPUÉS de las elecciones de noviembre, como se hizo en el caso de Obama, es otro ejemplo de cómo sus acciones están debilitando las instituciones estadounidenses históricamente fuertes.

Desde la elección de Donald Trump para el cargo en 2016, ha habido un aumento en las personas que acosan a latinos de todos los orígenes debido a su práctica de hablar español en público, como en restaurantes, cafés y parques públicos. A principios de octubre de este año, los miembros de la banda musical The Mavericks, Lorenzo Molina y Orlando Morales, fueron brutalmente golpeados en un bar deportivo en las afueras de Nashville, Tennessee, porque hablaban en español entre ellos. Además, el tiroteo masivo en un Walmart en El Paso, Texas el año pasado por Patrick Crusius, entonces de 21 años, es quizás el mejor ejemplo hasta la fecha del odio y la violencia contra las personas de ascendencia mexicana provocada por la retórica incendiaria y la elección de Donald Trump. En total, Crusius disparó y mató a 23 personas inocentes, la mayoría de ascendencia mexicana. Crusius, condujo cientos de millas desde su ciudad natal cerca de Dallas, Texas, para disparar contra los mexicanos porque creía que Estados Unidos debería estar reservado para los angloamericanos de habla inglesa exclusivamente.

La carrera presidencial del 2020 y la comunidad mexicana en EU 2

Partidarios de Trump | Foto: Reuters

Ciertamente, la reelección de Donald Trump para un segundo mandato verá un aumento en la violencia contra los mexicano-estadounidenses u otros latinos (que pueden confundirse con mexicanos). También es probable que conduzca a más ataques físicos contra los políticos que se oponen a Trump, como vimos recientemente en el arresto de angloamericanos de derecha, que planeaban secuestrar a la gobernadora demócrata de Michigan, Gretchen Whitmer, una crítica de Trump. La crítica más reciente de Trump a su propio Fiscal General de los Estados Unidos, William Barr, por ser demasiado lento para procesar a los demócratas por cargos dudosos e infundados es otro ejemplo de su comportamiento irracional y antidemocrático. Es difícil señalar a otros presidentes de los últimos tiempos que hayan sido tan abiertos al intentar perseguir a la oposición política. A pesar de que ha sido una base de apoyo político relativamente estable desde que Trump fue elegido por primera vez, los expertos políticos han señalado un número creciente de republicanos “tradicionales” que han abandonado su bando y que ahora están haciendo campaña activamente contra él.

Las encuestas electorales recientes indican que Trump ha perdido terreno frente al candidato presidencial demócrata Joe Biden, particularmente en los suburbios de las ciudades estadounidenses que se han vuelto más étnicas y raciales a lo largo de los años. Existe la sensación de que el trabajo eventual de Trump ante la pandemia del coronavirus ha provocado más caos en su administración y ha provocado que más votantes lo abandonen, creando así una oportunidad para una victoria de Biden. El liderazgo extremadamente pobre mostrado por Trump en relación con la pandemia del coronavirus probablemente causó la muerte de muchas más personas en los Estados Unidos de las que habrían muerto si se hubiera tomado la pandemia en serio. Las políticas más centristas de Biden no son lo que esperaban los progresistas demócratas, pero parece que un grupo suficiente de ellos están dispuestos a apoyarlo a la luz de las políticas de ultraderecha, xenófobas y caóticas de Donald Trump.

Las personas de ascendencia mexicana tienen mucho de que preocuparse si Trump es elegido para un segundo mandato, no sólo por el probable aumento de los ataques y la violencia de sectores sectarios de la sociedad estadounidense en su contra, sino también por sus políticas que son contrarias a los intereses de gente trabajadora en general. Su reducción “temporal” de los impuestos sobre la nómina es vista por muchos como una forma secreta de eventualmente reducir significativamente o eliminar por completo los beneficios de seguridad social para los estadounidenses jubilados. La Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB) se estableció durante la Gran Depresión en la década de 1930 para supervisar y proteger los derechos de los trabajadores. Las nominaciones de Trump a la NLRB han restringido los derechos de los sindicatos y los trabajadores al no proteger su seguridad, poder de negociación y posibles ganancias.

La carrera presidencial del 2020 y la comunidad mexicana en EU 3

Foto: Reuters

Estas acciones han afectado a miles de inmigrantes mexicanos y mexicoamericanos que trabajan en lugares como Walmart, plantas procesadoras de carne, casinos de juego, plantas de fabricación y muchos otros lugares de trabajo. Por ejemplo, la NLRB aumentó la cantidad mínima de salario que debe percibir un trabajador antes de poder reclamar un pago adicional por trabajar horas extraordinarias. También prohibió a los trabajadores hablar sobre asuntos sindicales en cafeterías y otros espacios no laborales donde están empleados. Sus recortes de impuestos a los ricos reducirán los ingresos de los estadounidenses de clase media y clase trabajadora baja en los próximos años, dejando menos dinero para sus necesidades básicas y su intención de acabar con el actual sistema de atención médica de Estados Unidos aumentando el costo de la atención médica y/o eliminando las disposiciones que actualmente ayudan a los más necesitados.

La reelección de Donald Trump para el cargo no augura nada bueno para los 37 millones de personas de ascendencia mexicana que residen en los Estados Unidos, ni para el pueblo estadounidense en general. Esto incluye a muchos de sus propios partidarios de la clase baja y trabajadora, pero que han comprado su visión racista y xenófoba de Estados Unidos. Si Joe Biden es elegido como presidente, su política centrista no satisface del todo a los votantes progresistas de este país, incluyendo muchos mexicoamericanos. Por ejemplo, Biden apoya la fractura hidráulica, la cual causa daño al medio ambiente y es opuesta por los ecologistas. Tampoco apoya una reestructuración de los servicios médicos (Medicare For All) que pueda cubrir a todas las personas. De todos modos, la gran mayoría de los mexicoamericanos y otras personas progresistas votaran por Joe Biden, porque están en contra de la política racista y xenofóbica de Donald Trump que representa una amenaza real para el país.

Aunque Donald Trump ha explotado las fallas sociales entre diferentes grupos en los Estados Unidos creando una sociedad más polarizada, también hemos sido testigos de un creciente movimiento de resistencia entre aquellos que discrepan de su política. Independientemente de quién gane las elecciones presidenciales de Estados Unidos en noviembre, esta resistencia crecerá en tamaño y fuerza y ​​trabajará para superar la visión dañina que Trump ha difundido en los Estados Unidos. Como nos ha demostrado la historia, las personas de ascendencia mexicana estarán al frente de esta resistencia y continuarán organizándose y postulándose para cargos políticos en todos los niveles de la sociedad.

***

Lorenzo Cano nació en Corpus Christi, Texas en 1951. Politólogo, consultor y escritor, con maestría en Estudios Urbanos de la Universidad de Houston, trabajó por 35 años de profesor y Director Asociado en el Centro de Estudios México-Americano de la misma institución. Ha estado involucrado toda su vida en los movimientos sociales para el avance del pueblo mexicano en los Estados Unidos.

Rumbo a la elección presidencial en Estados Unidos, el Departamento de Estudios Internacionales de la Universidad Iberoamericana presenta, en Aristegui Noticias, un amplio monitoreo sobre las claves y desafíos que entraña este importante proceso. El Dr. Abelardo Rodríguez Sumano, quien ha dado seguimiento y estudiado las elecciones norteamericanas de 1992 a la fecha, conduce este ejercicio académico-periodístico.




Source link

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

Noticias Relacionadas

Botón volver arriba

Adblocker Detectado

Por favor desactiva el bloqueador de anuncios para poder ver el sitio.