Noticias Internacionales

‘Larga vida al teatro’: la compañía de teatro de Mariupol vuelve a actuar

UZHHOROD, Ucrania — Vestidos de negro, los actores se movían por una escasa sala de ensayo preparando una nueva obra: la historia de un disidente ucraniano que murió en un campo de prisioneros ruso hace décadas. Mientras tomaban un descanso, se reunieron en un círculo con los brazos alrededor del otro, riendo y charlando.

Aunque la obra está ambientada hace décadas, para estos actores, el tema es cercano al corazón, y el mero hecho de ensayar es un triunfo. Sobrevivieron al asedio de Mariupol por parte de las fuerzas rusas a principios de este año y a la destrucción de su cine en casa.

“Hay un dicho: ‘El rey ha muerto. Larga vida al rey’”, dijo Liudmila Kolosovych, directora interina de la compañía de teatro. “Entonces, el teatro murió. Viva el teatro”.

El Teatro Dramático Regional Académico de Mariupol fue destruido el 16 de marzo por un ataque aéreo ruso en medio del sitio de Mariupol que duró semanas, uno de los primeros casos de la impactante brutalidad de Rusia en la guerra de Ucrania. Antes del ataque, la palabra “niños” se había escrito como advertencia en grandes letras blancas en el suelo exterior. Cientos de personas se habían refugiado en el teatro durante el asedio, entre ellos cuatro miembros de la compañía teatral.

El jueves, un informe de Amnistía Internacional calificó el ataque como un “claro crimen de guerra”, determinando que el ataque mató al menos a una docena de personas “y probablemente muchas más”. Ha sido imposible determinar el recuento preciso de bajas porque la ciudad permanece bajo control ruso después de caer ante esas fuerzas a fines de mayo.

Vira Lebedynska, de 64 años, actriz, recordó el día que atacaron el teatro.

“Hubo una explosión, las paredes comenzaron a desmoronarse y luego escuché gritos”, dijo Lebedynska. “No podíamos movernos”.

Buscó seguridad en una oficina del sótano con un colega y la familia de esa mujer, pero incluso antes de la huelga, la comida y el agua escaseaban. La Sra. Lebedynska dijo que casi 1,000 personas estaban reunidas en el teatro cuando cayó el misil y que creía que cientos murieron.

Tras el impacto inicial, el esposo de su colega subió una escalera derruida y volvió a decir: “Ya no hay teatro”.

Finalmente, la Sra. Lebedynska y su grupo huyeron a pie a un pueblo cercano y se unieron a un convoy humanitario que los llevó a un lugar seguro.

En total, 13 miembros de la compañía Mariupol sobrevivieron a las semanas de bombardeo de su ciudad. Algunos fueron trasladados a campos de filtración rusos; otros fueron desplazados de sus hogares. Algunos se refugiaron en sótanos. Algunos no pudieron enterrar a los familiares que murieron junto a ellos.

En las últimas semanas, el grupo se ha vuelto a reunir en la ciudad de Uzhhorod, en el oeste de Ucrania —donde viven juntos en un dormitorio— para ensayar la nueva obra. Se basa en la vida y obra de Vasyl Stus, un poeta ucraniano, activista de derechos humanos, disidente y héroe nacionalista que murió en un campo de prisioneros soviético en 1985.

Vivió en la región de Donetsk cuando formaba parte de la antigua Unión Soviética y fue perseguido por sus esfuerzos por desarrollar la literatura y el idioma ucranianos y por su abierta oposición al gobierno ruso.

Fue juzgado dos veces y murió durante una huelga de hambre en la prisión soviética en 1985. La independencia de Ucrania llegó solo seis años después, en 1991.

El propio teatro Mariupol ha luchado con el legado del dominio ruso en la región, que a menudo se produjo a expensas de la lengua y la cultura ucranianas. Hace dos años, el teatro cambió a representaciones en ucraniano en lugar de ruso. Los actores, muchos de los cuales hablan ruso, ahora se han comprometido a trabajar exclusivamente en ucraniano y se ven a sí mismos como parte de un renacimiento cultural más amplio.

La noche de estreno de la nueva obra está prevista en el teatro Uzhhorod a mediados de julio. Luego, los artistas esperan llevar el espectáculo a un festival en Cracovia, Polonia, y posiblemente hacer una gira.

“Da un poco de miedo poner en escena esta actuación”, dijo la Sra. Kolosovych, la directora de 58 años, quien escribió la obra en colaboración con otros en la compañía. “El mundo espera un estreno de la compañía de teatro Mariupol”.

Anatoliy Shevchenko, de 68 años, pasó décadas actuando con la compañía Mariupol. Durante el asedio, se acurrucó en su sótano durante semanas junto a su anciana madre y su hermana, sin electricidad y con alimentos y agua limitados. Se enteró de la destrucción del teatro por la radio.

Poco después, su madre murió de un infarto. Él colocó su cuerpo en la acera, cubierto con una sábana, junto con otros seis cadáveres, dijo.

“Me siento como un monstruo por no poder enterrar a mi madre”, dijo entre lágrimas.

Eventualmente, dijo Shevchenko, las fuerzas rusas, bajo el cañón de un arma, lo sacaron a él y a su hermana de su casa y los enviaron a un campo de filtración en Novoazovsk, una ciudad en la región de Donetsk de Ucrania que estaba ocupada por prorrusos. efectivo.

“Piensan que nos están salvando”, dijo sobre las tropas rusas. En el campamento, le tomaron las huellas dactilares, lo interrogaron y lo trataron como a un criminal, dijo.

Luego fueron enviados a Rusia, pero salieron a través de Georgia, luego a Alemania, Polonia y de regreso a Ucrania.

Después de perder tanto, ser parte de esta comunidad le recuerda quién es, dijo. Pero la nueva obra también le ofrece un nuevo comienzo. Dijo que nunca quería volver a Mariupol.

El Sr. Shevchenko cambió fácilmente entre varios personajes diferentes en la actuación. En una escena, entregó uno de los poemas más famosos de Vasyl Stus con un bajo atronador que llenó la sala de ensayo.

“Qué bueno que no tengo miedo a la muerte//Y no preguntes cuánto pesa mi cruz”, recitó.

Nataliia Metliakova Marchenko, de 63 años, que ha actuado con la compañía de teatro durante más de 40 años, nació en Rusia pero sus padres se mudaron a Mariupol cuando ella era una niña. Ella todavía tiene un pasaporte ruso.

Pasó semanas sola en su casa mientras la ciudad era bombardeada antes de que los amigos de su hijo la ayudaran a llegar al oeste.

“Cuando llegaron los rusos, vinieron a ‘liberarme’”, dijo, usando la palabra rusa, con evidente sarcasmo en su voz. “Y me liberaron de todo. Me liberaron del teatro, de mi apartamento, de mi casa, de todo”.

Algunos actores de la compañía se han quedado en Mariupol, dijo, y están involucrados en un esfuerzo de las autoridades rusas para reabrir el teatro original en septiembre con actuaciones en ruso. Ese plan ha sido ampliamente criticado en Ucrania; Petro Andryushchenko, asesor del alcalde de la ciudad, lo comparó con “un baile sobre las tumbas”.

Dmytro Murantsev, un actor de 22 años, buscó refugio con su novia y su madre en el sótano del teatro durante semanas antes de la huelga. Dijo que se llenó tanto que la gente tuvo que dormir por turnos.

“Pensamos que moriríamos allí”, dijo.

Pero la lucha era tan intensa en los alrededores que no podían irse. Marcaron los días en la pared. “Estábamos perdiendo la cabeza”, dijo.

El día del ataque, escucharon el zumbido de un avión en lo alto y sintieron que la tierra se movía debajo de ellos, dijo. El polvo del suelo voló por el aire. Las paredes temblaron.

“La gente gritaba pidiendo ayuda, tratando de salir, muriendo frente a nosotros”, dijo. “Los niños estaban tratando de desenterrar a sus padres”.

Vio a su novia gritar «Lo odio» una y otra vez, refiriéndose al presidente Vladimir V. Putin de Rusia, pero no pudo escucharla porque el ruido de la destrucción ahogó todo. Ella también sobrevivió, dijo, pero huyó a Alemania con su madre y su gato.

A pesar de que han pasado las semanas, el Sr. Murantsev todavía se encuentra atrapado en ese momento. “Todavía lo estoy procesando para ser honesto”, dijo.


Source link

Looks like you have blocked notifications!

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba