México

Linda Evangelista habla tras su problema estético: “No me miro al espejo. No soy yo”


A finales de septiembre de 2021, Linda Evangelista publicaba un largo escrito en su perfil de Instagram en el que explicaba que había decidido vivir apartada del foco público después de sufrir un grave problema con un tratamiento estético que la había dejado “completamente deformada” y, siempre según su versión, inhabilitada para seguir ejerciendo su profesión. Cinco años después, se decidía a contarlo. Su historia dio la vuelta al mundo, pero desde entonces la modelo no había vuelto a pronunciarse. Hasta ahora, cinco meses después, cuando ha querido explicar el tormento que sufre y cómo ni siquiera es capaz de mirarse al espejo.

La modelo no solo ha hablado de lo ocurrido, sino que también ha dejado ver su aspecto actual. Lo ha hecho en la revista People, a la que ha concedido tanto una entrevista como una sesión de fotos en exclusiva. “Ya no me voy a esconder nunca más”, asegura en la charla, explicando que su objetivo es deshacerse de la vergüenza que ha pasado. Buenas amigas como Cindy Crawford la animaron a contar su historia porque su “fuerza y esencia” seguían siendo muy reconocibles.

Más información

“La pesadilla de mi procedimiento cosmético”, titula la publicación el reportaje. En él, Evangelista explica los problemas que ha tenido tras someterse a un tratamiento de siete sesiones de lipoescultura —llamado CoolSculpting por su marca comercial y que con un proceso llamado criolipólisis enfría la grasa para eliminarla— entre agosto de 2015 y febrero de 2016, algo que le causó una enfermedad llamada hiperplasia adiposa paradójica, o PAH, por sus siglas en inglés. Un problema que el fabricante estima que solo se da en uno de cada 4.000 tratamientos, pero que según la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos de EE UU puede ocurrir en un 0,72% de los casos, es decir, en uno de cada 138. La modelo asegura que tras esas sesiones quedó “permanentemente deformada” y “brutalmente desfigurada” y por ello ha demandado a Zeltiq, la compañía matriz de los aparatos de ese tratamiento, y le exige 50 millones de dólares (unos 44 millones de euros) en daños.

“Yo amaba subirme a una pasarela. Ahora me da miedo cruzarme con algún conocido”, cuenta a la revista, según dice esta, entre lágrimas. “No puedo vivir así nunca más, escondiéndome y con vergüenza. No podía seguir viviendo en este dolor durante más tiempo. Estoy decidida a hablar”. Y así hace, habla, y cuenta que fue a los tres meses de empezar el tratamiento cuando notó bultos en la barbilla, los muslos y la zona del pecho, las mismas que pretendía disminuir con el tratamiento, pero que en este caso empezaron a crecer y endurecerse. Explica que intentó arreglarlo con dieta y ejercicio. “No comía nada. Pensé que estaba perdiendo la cabeza”, explica. Por eso, en junio de 2016, decidió acudir a su médico, desnudándose ante él y llorando al contarle que se moría de hambre. Fue entonces cuando le diagnosticaron PAH. “[El médico] me dijo que ningún tipo de dieta ni de ejercicio lo arreglarían jamás”.

Según la versión que da la modelo en la revista, entonces su médico contactó con la casa comercial para informarles sobre esa dolencia y se ofrecieron a pagarle a Evangelista una liposucción con un cirujano elegido por ellos. Siempre según ella, y tal y como defiende en su demanda, no fue hasta “la víspera” cuando se enteró de que la empresa pagaría esa intervención siempre y cuando ella firmara un contrato de confidencialidad que rechazó. Finalmente, ella misma se pagó dos liposucciones, la primera de ellas en junio de 2016, la segunda 13 meses después. Tras ello, tuvo que llevar fajas y prendas de compresión, también en el rostro, durante dos meses, porque le aseguraron que si no la PAH volvería. Aun así volvió. Zeltiq, la marca comercial de CoolSculpting, no ha querido hablar del asunto con la publicación dando como motivo la causa judicial que tiene abierta con la modelo.

Cuenta la modelo que aquellas dos operaciones no la ayudaron a mejorar, y que esos bultos se convirtieron en “protusiones, eran duras”. “No podía llevar un vestido si no llevaba una faja, me haría rozaduras hasta el punto de llegar a sangrar. Porque no es como grasa blandita rozándose, es grasa dura”, explica. Dice que ni siquiera puede poner los brazos a los lados y muestra su cuerpo en la entrevista bajándose la camiseta y mostrando las protuberancias “rectangulares”, según la publicación “que salen debajo de su cuerpo”. “No creo que los diseñadores quieran vestirme así”, lamenta.

Linda Evangelista ha compartido en su perfil de Instagram la portada y una de las imágenes interiores de la revista. En esa publicación ha escrito: “No he terminado de contar mi historia y voy a continuar compartiendo mi experiencia para deshacerme de la vergüenza, aprender a quererme de nuevo y poder ayudar a otros en el proceso”.

“No me miro al espejo. No soy yo”, cuenta en el reportaje quien ha sido una de las supermodelos más famosas de los noventa, musa de diseñadores y 11 veces portada de Vogue en EE UU. Ahora, sin embargo, asegura no reconocerse ni física ni psicológicamente, “como persona”. “Ella se ha ido”, dice en referencia a sí misma. Pero también afirma que espera que su situación ayude a otros a salir de esa espiral de “vergüenza”. “¿Por qué sentimos la necesidad de hacerle eso a nuestros cuerpos?”, reflexiona quien ha sido considerada una de las mujeres más atractivas del mundo. “Siempre supe que envejecería. Y sé que hay cosas por las que un cuerpo tiene que pasar. Pero jamás pensé que acabaría viéndome así”


Source link

Looks like you have blocked notifications!

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba