Noticias Internacionales

Lula ha vuelto de la cárcel y podría ser el próximo presidente de Brasil, otra vez

RÍO DE JANEIRO — En 2019, Luiz Inácio Lula da Silva pasaba 23 horas al día en una celda aislada con una caminadora en una penitenciaría federal.

El expresidente de Brasil fue sentenciado a 22 años por cargos de corrupción, una condena que pareció poner fin a la carrera histórica del hombre que alguna vez fue el león de la izquierda latinoamericana.

Ahora, liberado de prisión, el Sr. da Silva está a punto de convertirse en presidente de Brasil una vez más, una resurrección política increíble que en un momento parecía impensable.

El domingo, los brasileños votarán por su próximo líder, y la mayoría elegirá entre el presidente Jair Bolsonaro, de 67 años, el titular nacionalista de derecha, y el Sr. da Silva, de 76, un entusiasta izquierdista conocido simplemente como «Lula», cuyas condenas por corrupción fueron anulado el año pasado después de que la Corte Suprema de Brasil dictaminara que el juez en sus casos fue parcial.

Durante más de un año, las encuestas han mostrado a Da Silva con una ventaja dominante. Ahora, un aumento en sus números sugiere que podría ganar el domingo con más del 50 por ciento de los votos, evitando una segunda vuelta con Bolsonaro.

Una victoria completaría un viaje notable para el Sr. da Silva, a quien el expresidente Barack Obama una vez llamó “el político más popular de la Tierra”. Cuando dejó el cargo en 2011 después de dos mandatos, el índice de aprobación de da Silva superó el 80 por ciento. Pero luego se convirtió en la pieza central de una extensa investigación sobre sobornos del gobierno que condujo a casi 300 arrestos, lo que lo llevó a prisión y aparentemente destinado a la oscuridad.

Hoy, el exlíder sindical vuelve a ser el centro de atención, esta vez listo para retomar el volante de la nación más grande de América Latina, con 217 millones de habitantes, con el mandato de deshacer el legado de Bolsonaro.

“¿Cómo intentaron destruir a Lula? Pasé 580 días en la cárcel porque no querían que me postulara”, dijo da Silva a una multitud de simpatizantes la semana pasada, con su famosa voz grave aún más ronca con la edad y una campaña agotadora. “Y allí me quedé tranquilo, preparándome como se preparó Mandela durante 27 años”.

En la campaña electoral, da Silva ha comenzado a compararse con Nelson Mandela, Mahatma Gandhi y Martin Luther King Jr., presos políticos que ampliaron sus movimientos después de ser liberados. “Estoy convencido de que sucederá lo mismo aquí en Brasil”, dijo en otro mitin este mes.

El regreso de da Silva a la oficina del presidente consolidaría su estatus como la figura más influyente en la democracia moderna de Brasil. Ex trabajador metalúrgico con una educación de quinto grado e hijo de trabajadores agrícolas analfabetos, ha sido una fuerza política durante décadas, liderando un cambio transformador en la política brasileña que se aleja de los principios conservadores y se acerca a los ideales de izquierda y los intereses de la clase trabajadora.

El Partido de los Trabajadores de izquierda que cofundó en 1980 ha ganado cuatro de las ocho elecciones presidenciales desde el final de la dictadura militar de Brasil en 1988, mientras que terminó en segundo lugar en el resto.

Como presidente de 2003 a 2010, la administración del Sr. da Silva ayudó a sacar a 20 millones de brasileños de la pobreza, revitalizó la industria petrolera del país y elevó a Brasil en el escenario mundial, incluso al albergar la Copa del Mundo y los Juegos Olímpicos de Verano.

Pero también permitió que un vasto esquema de sobornos se enconara en todo el gobierno, con muchos de sus aliados del Partido de los Trabajadores condenados por aceptar sobornos. Si bien los tribunales desecharon las dos condenas de da Silva de aceptar un condominio y renovaciones de empresas constructoras que licitaban contratos gubernamentales, no afirmaron su inocencia.

El Sr. da Silva ha sostenido durante mucho tiempo que los cargos eran falsos.

Si da Silva gana la presidencia, será en parte gracias a una campaña de la vieja escuela. Ha recorrido el vasto país realizando mítines presenciales. Ha ido a lo seguro, saltándose un debate el sábado pasado, ofreciendo pocos detalles en sus propuestas y rechazando la mayoría de las solicitudes de entrevistas, incluso con The New York Times.

Y ha construido una amplia coalición, desde comunistas hasta empresarios, seleccionando a un exgobernador de centro-derecha como su compañero de fórmula, Geraldo Alckmin, quien había sido su oponente en las elecciones presidenciales de 2006.

El Sr. da Silva también se ha beneficiado de un enfrentamiento con un titular profundamente impopular. Las encuestas muestran que aproximadamente la mitad de los brasileños dicen que nunca apoyarían a Bolsonaro, quien ha molestado a muchos votantes con un torrente de declaraciones falsas, políticas ambientales destructivas, una adopción de medicamentos no probados sobre las vacunas contra el covid-19 y duros ataques contra rivales políticos y periodistas. , jueces y profesionales de la salud.

En la campaña electoral, Bolsonaro ha llamado a da Silva ladrón y comunista, mientras que da Silva describe al presidente como autoritario e inhumano.

Si es elegido, el Sr. da Silva sería el ejemplo más significativo hasta ahora del reciente giro hacia la izquierda de América Latina. Desde 2018, los izquierdistas han montado una ola anti-titular en funciones en México, Colombia, Argentina, Chile y Perú.

En general, la campaña del Sr. da Silva se ha construido en torno a la promesa que ha estado lanzando durante décadas: mejorará la vida de los pobres de Brasil. La pandemia azotó la economía de Brasil, con una inflación que alcanzó los dos dígitos y el número de personas que padecen hambre se duplicó a 33 millones. Se comprometió a ampliar la red de seguridad, aumentar el salario mínimo, reducir la inflación, alimentar y albergar a más personas y crear empleos a través de grandes proyectos de infraestructura nuevos.

“Fue el presidente antipobreza y ese es el legado que quiere conservar si gana”, dijo Celso Rocha de Barros, un sociólogo que escribió un libro sobre el Partido de los Trabajadores.

Sin embargo, como la mayoría de los políticos exitosos, los discursos de Da Silva suelen ser cortos en detalles y extensos en promesas. Con frecuencia construye su retórica en torno a un choque entre «ellos», las élites, y «nosotros», el pueblo. Lleva sus credenciales de clase trabajadora en la mano izquierda; perdió su dedo meñique a los 19 años en una fábrica de autopartes. Y lleva su mensaje con su imagen Everyman, completa con muchas referencias a la cerveza, la cachaça y la picanha, el corte de carne más famoso de Brasil.

“Piensan que los pobres no tienen derechos”, dijo la semana pasada a una multitud de simpatizantes en uno de los barrios más pobres de São Paulo. Pero él lucharía por sus derechos, dijo. “El derecho a asar en familia el fin de semana, a comprar una picanha pequeña, a ese trozo de picanha con la grasa mojada en harina, y a un vaso de cerveza fría”, gritó entre vítores.

“Es el candidato del pueblo, de los pobres”, dijo Vivian Casentino, de 44 años, una cocinera vestida con el rojo del Partido de los Trabajadores, en un mitin esta semana en Río de Janeiro. Es como nosotros. Es un luchador”.

En su primer período como presidente, da Silva utilizó el auge de las materias primas para pagar la expansión de su gobierno. Esta vez, la economía de Brasil está en peor forma y él propone impuestos más altos para los ricos para financiar más beneficios para los pobres. Algunos votantes están incómodos con sus planes después de que las políticas económicas de su sucesor cuidadosamente elegido ayudaron a llevar a Brasil a una recesión.

Si bien su estilo político no ha cambiado en su sexta campaña presidencial, ha tratado de modernizar su imagen. Ha incluido más referencias a las mujeres, los negros, los grupos indígenas y el medio ambiente en sus discursos y propuestas, e incluso prometió abogar por “ensaladas organicas.”

“Globo pasó cinco años llamándome ladrón”, dijo, refiriéndose a la cadena de televisión más grande de Brasil. Dijo que deseaba que el presentador principal del canal abriera el noticiero una noche pidiendo perdón. “Las disculpas son difíciles”, agregó.

El Sr. da Silva nunca ha reconocido plenamente el papel de su Partido de los Trabajadores en el esquema de corrupción del gobierno que persistió durante gran parte de los 13 años que estuvo en el poder. La investigación, llamada Operación Carwash, reveló cómo las empresas pagaron cientos de millones de dólares en sobornos a funcionarios gubernamentales a cambio de contratos públicos.

El Sr. da Silva dice que los enemigos políticos lo incriminaron para eliminar al Partido de los Trabajadores de la política brasileña. También acusó al gobierno de Estados Unidos de ayudar a impulsar la investigación.

La investigación de Carwash finalmente se vio envuelta en su propio escándalo, ya que quedó claro que se había utilizado como una herramienta política. Los fiscales se concentraron en los crímenes del Partido de los Trabajadores sobre otros partidos, y los investigadores filtraron las conversaciones grabadas de da Silva. Más tarde se reveló que Sergio Moro, el juez federal a cargo del caso, estaba en connivencia con los fiscales, al mismo tiempo que actuaba como el único árbitro en muchos de los juicios.

En 2019, el Sr. da Silva fue puesto en libertad después de que la Corte Suprema dictaminara que podía estar libre mientras presentaba apelaciones. Luego, el año pasado, la Corte Suprema desestimó sus condenas y dictaminó que fueron juzgadas en el tribunal equivocado y que el Sr. Moro era parcial.

Da Silva es llevado por un culto a la personalidad, construido durante más de cuatro décadas a la vista del público, y es mucho más popular que el partido político que construyó.

Creomar de Souza, analista político brasileño, dijo que las democracias inmaduras a menudo pueden girar en torno a una sola personalidad en lugar de un movimiento o conjunto de ideas. “Algunas democracias jóvenes luchan por dar un paso adelante”, dijo. “Un individuo se convierte en una parte crucial del juego”.

En un mitin de da Silva en Río esta semana, Vinicius Rodrigues, de 28 años, estudiante de historia, estaba repartiendo volantes para un partido comunista. “Apoyamos a Lula específicamente”, dijo, pero no al Partido de los Trabajadores.

Cerca de allí, Luiz Claudio Costa, de 55 años, vendía cintas para la cabeza que decían «Estoy con Lula» a 50 centavos. Siempre había votado por da Silva, pero en 2018 eligió a Bolsonaro. “Me equivoqué”, dijo. “Necesitamos a Lula de vuelta”.




Source link

Looks like you have blocked notifications!

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba