FutbolMéxico

Muere el piloto de motociclismo Dean Berta Viñales, de 15 años


El mundo del motociclismo ha vuelto a vestirse de luto. Dean Berta Viñales falleció este sábado tras un accidente ocurrido en las últimas vueltas de la primera carrera de la categoría de Supersport 300 del Mundial de Superbike. Viñales, de 15 años, murió como consecuencia de las heridas sufridas al producirse un accidente múltiple a falta de tres vueltas para el final de la carrera. El piloto, que debutaba este año en la categoría de menor cilindrada del campeonato de Superbike, quedó tendido en la pista tras una caída a la salida de la primera curva del circuito de Jerez y fue arrollado por algunos de los pilotos que venían por detrás y no pudieron evitar el choque. Sufrió un politraumatismo, con graves lesiones en la cabeza y el tórax. Fue atendido en la misma pista y posteriormente trasladado al centro médico del circuito, donde no pudo ser reanimado.

La Dirección de Carrera del Mundial de Superbike confirmó la muerte del piloto poco tiempo después de que la carrera se diera por finalizada con bandera roja y cuando se había dilatado el inicio de la prueba de Superbike, la categoría reina, que no llegó a celebrarse. “Nos entristece profundamente informar del fallecimiento de Dean Berta Viñales. La familia de Superbikes envía su amor a la familia, seres queridos y su equipo. Extrañaremos enormemente su personalidad, entusiasmo y compromiso. Todo el mundo de las carreras de motos te echará de menos, Dean. Viaja en paz”, comunicó la organización.

En una familia de pilotos lo raro es jugar al fútbol o al baloncesto. Si te apellidas Viñales y tu abuelo, tu tío o tu primo son pilotos, parece que no te quede más remedio que ser piloto. Dean Berta Viñales, hijo de una prima hermana del corredor de MotoGP Maverick Viñales, se hizo piloto como si no tuviera más remedio. Y a pesar de que su cuerpo y su físico le podrían haber servido para jugar casi a cualquier cosa. Medía más de 1′70m. “Yo le llamaba el galán porque tenía un porte…”, indica Paco Jarana, vicepresidente del club de fans de Maverick Viñales y amigo de la familia.

El abuelo de Dean, José Viñales, era el que lo llevaba a todas partes. De circuito en circuito. Y, tras una carrera, y otra, esperaba siempre el momento en que Dean le dijera que prefería hacer otra cosa. Sufría. Como sufren muchos padres, tantos abuelos. “José confesaba que cada vez que veía un accidente se temía lo peor. Y, de vez en cuando, le decía a su nieto que le gustaría que lo dejara, que dejara las motos”, cuenta Jarana.

Dean Berta Viñales, de Palau-Saverdera, un municipio de la Costa Brava, al interior de Roses (Girona), de donde es su tío Maverick, era el protegido del piloto del equipo Aprilia. De hecho, debutó este curso en el campeonato como miembro del equipo Viñales Racing, dirigido por Ángel Viñales, hermano del abuelo y padre de Maverick, que seguía sus pasos, se entrenaba con él y le ayudó a competir en una de las categorías de referencia para los más jóvenes después de que le negaran su participación en la popular Red Bull Rookies Cup por ser, cuentan, demasiado alto para ser piloto.

Más información

Tímido y muy simpático, Dean era el niño de la Pastisseria Can Berta, en Palau, donde la familia era muy conocida. Su muerte empieza a engrosar una lista a la que en los últimos años se han sumado unos cuantos menores de edad, como Hugo Milán, que murió hace solo unos meses, a los 14 años, tras un accidente de la European Talent Cup en Alcañiz; Marcos Garrido, que murió también en Jerez y también en SSP 300, el año 2019. También tenía 14 años; la misma edad que tenía Andreas Pérez, piloto del Mundial Junior que murió en Montmeló el año 2018.

Se puede hablar de fatalidad, de mala suerte o simplemente de riesgo, el que asumen chavales como Dean, en categorías pequeñas de campeonatos que están en un segundo plano, y pilotos experimentados como su primo Maverick, uno de los protagonistas del Mundial de MotoGP, la excelencia en carreras de velocidad. Todos, desde el niño de 12 años que empieza a competir en circuitos de asfalto, corren los mismos peligros. Y son igualmente vulnerables cuando se produce un accidente en carrera en el que se ven involucrados otros pilotos. Lo mismo le ocurrió a Jason Dupasquier en una carrera del Mundial, en la categoría de Moto3, el pasado mes de mayo. Tenía 19 años.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.




Source link

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba
La Neta Neta Nos gustaría mostrarle notificaciones de las últimas noticias y actualizaciones.
Dismiss
Allow Notifications