EconomíaMéxicoPolitica

Pega la pandemia a trabajadoras del hogar

En México, 9 de cada 10 trabajadores domésticos son mujeres, mujeres que históricamente han enfrentado enormes desafíos, como la falta de reconocimiento a su labor y a sus derechos, situación que se ha visto agudizada en el último año por la pandemia.

La crisis por el Covid-19 las ha colocado en un estado de mayor vulnerabilidad, por la falta de protección y garantía de derechos.

Incluso, cerca de 60 mil de ellas perdieron su empleo por la pandemia y otras más han visto mermado su salario, a lo que se suman las condiciones en que están laborando, pues en muchos casos no se les garantiza la medidas sanitarias ni se respetan las horas de su jornada.

Según Belén Sanz, representante en México de ONU Mujeres, se estima que hay alrededor de 2.3 millones de trabajadoras y trabajadores domésticos en México, y la mayoría son mujeres, muchas en situación de vulnerabilidad, indígenas, afrodescendientes y del área rural.

Cada 30 de marzo se celebra el Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, que reconoce las labores realizadas en casa y para la casa, entre ellas limpieza, cuidado de niños y otros cuidados personales.

En Mexico, desde 2019, las personas trabajadoras del hogar pueden afiliarse al IMSS, lo que les da la oportunidad de contar con servicios médicos, hospitalarios y farmacéuticos, así como incapacidades, pensión, fondo para el retiro y prestaciones sociales. Sin embargo, en estos dos años apenas se han afiliado poco más de 27 mil.

Días atrás, el Estado mexicano ratificó el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que entrará en vigor el próximo 3 de julio. A través de este convenio, México se comprometió a promover el trabajo decente para las personas trabajadoras domésticas.

 

 

El Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) promueve la equiparación de los derechos de las trabajadoras domésticas con los que se establecen en la legislación para los demás grupos de trabajadores, en temas como la fijación de la jornada laboral, los días libres a la semana y el acceso a la licencia remunerada de maternidad. Dentro del Convenio también se incluye la prevención de abuso, acoso y violencia contra las trabajadoras del hogar, mayor acceso a los procedimientos de resolución de conflictos y la creación de medidas para bajar la informalidad.

En los últimos años, la ONU ha hecho una serie de recomendaciones relativas al trabajo doméstico remunerado, como el impulso de medidas para garantizar la retención de empleos en el trabajo doméstico, sobre todo a raíz de la pandemia; ampliar y promover las prestaciones por desempleo para trabajadoras del hogar; elaborar protocolos de salud y seguridad que atiendan las especificidades del sector del trabajo del hogar remunerado y garantizar la cobertura de salud para todas las trabajadoras del hogar.

“En este sentido, me interesa mucho resaltar que tenemos la fortuna de poder implementar en México un programa conjunto con la OIT, FAO y ONU Mujeres para avanzar en el cierre de brechas en la protección social en México y parte de este programa se centra en apoyar a México en el desarrollo de una política nacional de cuidados, así como difundir y acompañar los esfuerzos del Estado mexicano para garantizar la progresiva cobertura de los derechos de las trabajadoras del hogar”, señaló Belén Sanz durante una reunión virtual celebrada días atrás para la ratificación del Convenio 189 y en el que estuvieron presentes representantes de diversos organismos de defensa de los trabajadores y de los derechos humanos..

Lina Pohl Alfaro, representante de la FAO en México, reiteró en esa reunión que es urgente garantizar los derechos de este sector y que las personas que están trabajando en los hogares gocen de las mismas condiciones de seguridad social que otros sectores.

En esta reunión, por parte del Sindicato Nacional de Trabajadoras y Trabajadores de Hogar (SINACTRAHO), participó Norma Palacios, quien detalló la situación que viven las trabajadoras del hogar por la pandemia. Por eso hizo un llamado a todas las personas empleadoras a cumplir con sus obligaciones.

 

Las personas trabajadoras del hogar tienen derecho a…
Nueve horas de descanso nocturno continuo;

Descanso diario de tres horas entre el horario matutino y el vespertino;

Un descanso semanal de día y medio;

Contar con una habitación cómoda e higiénica;

Alimentación sana y suficiente;

Pago anual de 15 días de salario por concepto de aguinaldo o parte proporcional, según sea el caso;

Trato digno, respetuoso y amable;

Respeto a su condición física, étnica, religiosa, económica y preferencia sexual.

Con información de ONU Mujeres México




Source link

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba
La Neta Neta Nos gustaría mostrarle notificaciones de las últimas noticias y actualizaciones.
Dismiss
Allow Notifications