Noticias Internacionales

Putin afirma que la entrada de Finlandia y Suecia en la OTAN no supone una “amenaza inmediata” para Rusia

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha asegurado este lunes que la adhesión a la OTAN de los países nórdicos no supondría un “problema” ni una “amenaza inmediata” para Moscú si no implica el despliegue allí de bases militares y misiles. “En cuanto a los [potenciales] nuevos miembros de la Alianza Atlántica, Finlandia y Suecia, me gustaría informarles de que Rusia no tiene problemas con esos Estados y, por lo tanto, la ampliación a esos países no genera una amenaza inmediata para Rusia”, ha señalado el mandatario en el encuentro en el Kremlin de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), la alianza militar de varias exrepúblicas soviéticas que lidera Moscú.

Putin ha relativizado esta previsible ampliación de la OTAN, pese a que antes de la invasión exigía para retirar sus tropas de la frontera de Ucrania la expulsión de la Alianza de todos los socios bálticos y de Europa del Este. En cualquier caso, ha lanzado una advertencia: “La expansión de la infraestructura militar ―un eufemismo de misiles y bases― a ese territorio provocará una respuesta nuestra. Esta irá en función de las amenazas creadas contra nosotros”.

Más información

La pasada semana, el Ministerio de Exteriores ruso también advirtió a Finlandia de que adoptaría “medidas técnico-militares”, la misma fórmula que empleó con Ucrania en diciembre, si amenazaba a su seguridad nacional. Aquel mes, Putin también aseguró que la expansión de la OTAN suponía la amenaza de que hubiese misiles nucleares “a minutos de Moscú”, aunque este armamento no se ha movido al este de Alemania, pese a la incorporación a la Alianza de los países bálticos, Polonia y Rumania, hace ya casi dos décadas.

La entrada de Helsinki y Estocolmo (para la que se beneficiarán de un proceso exprés) supondría para Rusia 1.300 kilómetros más de frontera con la OTAN, aunque no se desplegase allí más armamento. El artículo 5 del tratado fundacional de la Alianza establece la cláusula de defensa colectiva, que obliga a los Estados aliados a acudir en auxilio de uno de los socios si resulta agredido. Ambos países cuentan ya con Fuerzas Armadas potentes.

Acusaciones contra Kazajistán

Únete para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

La reunión de la alianza militar de exrepúblicas soviéticas, celebrada en el 30º aniversario de su creación, ha estado marcada por dos preocupaciones del Kremlin: los roces con sus socios por la ofensiva en Ucrania y su desarrollo tras casi tres meses de combates. “Los miembros de la OTSC mostraron su solidaridad en enero, recordáis los eventos kazajos”, dijo al resto de mandatarios el presidente bielorruso, Aleksandr Lukashenko, justo antes de increpar a Kazajistán por apoyar las sanciones occidentales contra Moscú. “¿También hoy es posible afirmar que estamos unidos por lazos de solidaridad y apoyo? Parece que no”, agregó.

El presidente kazajo, Kasim-Yomart Tokáyev, recibió varios miles de soldados de la OTSC a principios de año para dispersar las manifestaciones contra su Gobierno por el encarecimiento del combustible para automóviles. Sin embargo, el país centroasiático también recela de que Moscú tenga demasiado poder sobre él, más con el precedente de la ofensiva en Ucrania. Turquía y Rusia se disputan tener a Kazajistán (Estado multiétnico con una cuarta parte de población rusa) en sus zonas de influencia. En abril, el vicejefe de la Oficina del Presidente kazajo, Timur Suleimenov, fue rotundo: “Haremos todo lo posible en Kazajistán para controlar cualquier inversión procedente de una entidad o una persona sancionada, queremos transmitir esto abiertamente a los europeos”. Además, el país canceló este año la celebración del Día de la Victoria, algo que le han echado en cara otros socios.

“Es una tarea prioritaria defender juntos la memoria de la victoria en la Gran Guerra Patria [como se conoce la Segunda Guerra Mundial en Rusia] y oponerse a cualquier intento de blanquear a los nazis, a sus cómplices y a sus seguidores modernos”, subrayó Putin. En la misma línea, el presidente de Kirguistán, Sadyr Zhaparov, repitió varias veces su felicitación por el Día de la Victoria e insistió en proteger la memoria colectiva.

Putin escuchó las preocupaciones de sus socios centroasiáticos por el flujo de terroristas y el tráfico de drogas proveniente de Afganistán. El Gobierno talibán es un aliado del Kremlin desde la retirada de Estados Unidos el pasado agosto, pese a que las autoridades rusas lo declararon terrorista en el pasado. “Nos dicen que hay extremistas en todas partes. Sí, es verdad, de una forma u otra salen de la clandestinidad y se muestran, pero en ninguna otra parte se glorifica a los nazis a nivel estatal y miles de neonazis marchan en procesiones con antorchas”, señaló.

También prometió mantener informados a sus socios de la OTSC sobre la ofensiva en Ucrania y aseguró tener pruebas de que Estados Unidos ha desarrollado “decenas de laboratorios” en el espacio postsoviético “para crear componentes de armas biológicas”. Washington ha explicado reiteradamente que el objetivo de esos centros es ayudar a los países tras el fin de la URSS a tener puntos de detección y prevención de pandemias, como la gripe porcina de 2009, ya que estas no conocen fronteras.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.




Source link

Looks like you have blocked notifications!

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba