Redes Sociales

Web 3.0 puede reparar la economía digital impulsada por la atención

Colaborador de Doug Petkanics

Doug Petkanics es el director ejecutivo de Livepeer, una infraestructura de video abierta para transmisión en vivo.

Desde la economía de los creadores desequilibrada y la seguridad deficiente, hasta el control centralizado y las comunidades descontentas, las fallas de la Web 2.0 han estado a la vista en los últimos meses.

En primer lugar, la exgerente de productos de Facebook Frances Haugen testificó ante el Congreso el mes pasado que el gigante de las redes sociales «elige las ganancias antes que la seguridad». Luego, como si fuera una señal, los servicios centralizados de Facebook cayeron en todo el mundo. La interrupción fue tan generalizada que Facebook ni siquiera podía acceder a los servidores en sí.

Luego, un hacker anónimo descontento lanzó un tesoro masivo de datos internos de Twitch, el popular servicio de transmisión propiedad de Amazon. Junto con el código fuente y la información de pago para los principales creadores, el pirata informático instó a realizar mejoras y calificó a la comunidad como un «pozo negro tóxico repugnante» en un intento de «fomentar más interrupciones y competencia en el espacio de transmisión de videos en línea».

Nunca ha sido más evidente que la vieja guardia se ha equivocado en muchas cosas a pesar del crecimiento, el alcance y la rentabilidad de estas plataformas. La versión centralizada de la Web 2.0, que tenía que ver con los efectos de red, la escala masiva y la economía en la que el ganador se lo lleva todo, ya no funciona para la sociedad.

Es hora de hacer un cambio. Como emprendedores de la Web 3.0 que construyen una infraestructura abierta que fomenta una Internet más colaborativa, creativa y centrada en el usuario, depende de nosotros resolver los defectos fundamentales de la última generación de tecnología.

Así es como Web 3.0 soluciona algunos de los problemas más evidentes de nuestra economía digital actual.

Controles de datos y seguridad deficientes

Twitch sigue plagado de bromas, como Éste, que reemplazó los fondos con fotos de Jeff Bezos, el multimillonario fundador de Amazon. Aparentemente, estos problemas de seguridad eran endémicos, ya que los ex empleados informó malas prácticas de seguridad en el gigante del streaming.

Todos nos hemos dado cuenta de que cualquier dato que compartamos con una entidad centralizada está en riesgo. Años de filtraciones de información privada de bancos, minoristas y plataformas sociales muestran que no debe esperar que nada en Internet permanezca verdaderamente privado.

Dado que Web 3.0 se basa en primitivas criptográficas y, a menudo, presenta código fuente abierto, cualquiera puede contribuir al proyecto revisando el código. Esto aumenta la seguridad de los usuarios y convierte la transparencia en una ventaja competitiva. Las ganancias no se basan simplemente en la privacidad, sino que en realidad dan como resultado la protección del valor del usuario. Investigador de seguridad @samczsun ha identificado exploits potenciales en protocolos como 0x, Livepeer, Kyber, Nexus Mutual, Aragon, Curve y más, ahorrando miles de millones de dólares en valor potencialmente perdido.

Los estándares interoperables significan que los NFT basados ​​en ERC-721 pueden comerciarse y verse en una letanía de diferentes aplicaciones de front-end, y los tokens ERC-20 pueden acceder a un ecosistema completo de productos financieros competitivos que compiten por atención y valor. Esta agencia aumenta las apuestas para las plataformas, lo que puede desencadenar un éxodo de usuarios después de violaciones de seguridad.

Toxicidad y responsabilidad de la plataforma

Los piratas informáticos de Twitch, a pesar de actuar de manera ilegal e inmoral, tenían razón en un aspecto: las plataformas de transmisión son cada vez más tóxicas y las grandes empresas de tecnología han luchado por responder de una manera que responda a la enormidad del problema. Sin embargo, en el mundo de la Web 2.0, los streamers no tienen alternativas viables. Podrían pasar a YouTube o Facebook Live, pero cambiarían una plataforma tóxica y de economía de atención por otra.

Estas realidades existen en un entorno en el que los creadores tienen más poder que nunca. Los fanáticos seguirán a sus creadores favoritos a la plataforma que elijan, lo que les da una tremenda influencia. Para escapar de la toxicidad, los creadores necesitan herramientas Web 3.0 para salir de los jardines amurallados y controlar su destino a través de relaciones directas con sus comunidades.

Web 3.0 también reequilibra la dinámica de poder entre los usuarios y las plataformas, poniendo a los usuarios en control de sus datos. Con interoperabilidad y portabilidad proporcionada por plataformas de gestión de datos como Abeto, Las plataformas Web 3.0 pueden facilitar que los usuarios “voten con los pies” y se muevan de una plataforma a otra.

Como empresas como Unión de los ríos y Moral hacen que sea más fácil escalar a través de blockchains y estándares, los competidores pueden tomar medidas rápidas siempre que surja una oportunidad. Por ejemplo, cuando los usuarios descubrieron que la plataforma de comercio de NFT, OpenSea, pudo haber sido un uso de información privilegiada basándose en el conocimiento de qué NFT se presentarían, plataformas alternativas como Artion surgió para rectificar algunos de los agravios percibidos del mercado NFT. Tales reacciones rápidas a la dinámica del mercado simplemente no existen en el ecosistema Web 2.0 tradicional, que se basa en la escala y el acceso cerrado para asfixiar a los nuevos participantes.

Sin embargo, Web 3.0 va mucho más allá de las relaciones directas con los usuarios. Estas plataformas son propiedad de los usuarios y están impulsadas por la comunidad, por lo que los incentivos están alineados para que las comunidades se moderen. En el caso de la transmisión de video, seguramente ninguna comunidad quiere que las redadas de odio obliguen a sus valiosos miembros a otra parte.

En el mundo de la Web 2.0, los usuarios deben esperar a que la plataforma actúe. En el mundo de la Web 3.0, pueden actuar a través de mecanismos integrados de gobernanza y moderación. En la plataforma de blogs Mirror, los usuarios votan quién puede escribir y publicar cada semana. En el índice Web 3.0, los proyectos enumerados tienen control sobre la adición y eliminación de proyectos posteriores, lo que garantiza un crecimiento saludable del ecosistema.

El denunciante de Facebook también reveló que Facebook tiene un sistema de justicia de dos niveles, que trata a las celebridades de manera diferente a los usuarios comunes. Si bien una cuenta normal puede ser penalizada por violar los términos de servicio, una con muchos seguidores podría salirse con la suya con el mismo comportamiento.

La Web 3.0 también corrige esto con mayor transparencia y resistencia a la censura gracias a la inmutabilidad de la cadena de bloques. Las decisiones se toman al aire libre a través de herramientas como Instantánea y son impulsados ​​por la comunidad en general. La gobernanza ocurre en la cadena, para que todos la vean. No hay acuerdos secretos ni sistemas de justicia de dos niveles (a menos que se voten, por supuesto). Todo está impulsado por la comunidad, por lo que los participantes pueden simplemente seguir adelante si no están de acuerdo con la dirección o el nivel de transparencia.

Economía del creador desequilibrada

La filtración de Twitch reveló una gran disparidad entre la economía de los mejores artistas y el creador cotidiano. Estas dinámicas alinean los incentivos entre la plataforma y solo una pequeña parte de sus creadores. Cuando unos pocos creadores obtienen la mayor parte del dinero, la plataforma atraerá la atención hacia los influencers más importantes.

El paradigma de la Web 3.0 aborda estos incentivos desalineados democratizando el acceso y disolviendo los silos entre creadores y fanáticos. Los mecanismos de monetización de la Web 3.0 para creadores, como NFT, pagos digitales, tokens y crowdfunding nivelan el campo de juego de una manera amigable para los creadores. Artistas que utilizan plataformas como glass.xyz han descubierto que pueden monetizar su contenido a través de NFT acompañadas de una transmisión en vivo atractiva mucho mejor que simplemente vendiendo a través de un modelo Web 2.0.

En Web 3.0, los usuarios también pueden ser propietarios de sus plataformas, a menudo coordinadas a través de tokens. Como se benefician directamente del crecimiento de las plataformas, tienen el incentivo de brindar servicios críticos como la moderación, por ejemplo.

Los usuarios también pueden comprar tokens de fan, comprometiéndose aún más con sus creadores favoritos y creando un ciclo de retroalimentación positiva que nutre comunidades de fanáticos saludables construidas en torno a una pasión compartida. Plataformas como Rally, Socios (construida sobre Chiliz) y Rollo Brinde a los creadores las herramientas para monetizar directamente su reputación, autoridad y creatividad sin intermediarios. Esto alinea aún más los incentivos, ya que el creador es la plataforma. El creador puede definir las reglas de participación y hacer lo que sea necesario para mantener una comunidad saludable, sin la interferencia de un tercero desinteresado.

Una actualización de Internet es buena para la sociedad

Sin duda, es perjudicial que gran parte del tejido social y las estructuras económicas de la sociedad dependan de una infraestructura controlada por unas pocas empresas privadas. El daño se agrava aún más cuando esas empresas evitan la rendición de cuentas, ofreciendo promesas de cambio que parecen quedar en el camino una vez que la atención se desvanece.

Pero se trata menos de acabar con la Web 2.0 por completo y más de darle a la sociedad la actualización de Internet que tanto necesita. Las herramientas de la Web 2.0 en sí tienen un impacto positivo enorme, pero también hay compensaciones: los incentivos estructurales de la Web 2.0 han llevado a monopolios de Big Tech inflexibles e irresponsables. Web 3.0 hace evolucionar Internet para tomar lo bueno de su predecesor y mejorarlo mediante la alineación de la economía y los incentivos entre todos los usuarios, y así evitar los efectos negativos de los modelos con publicidad.

Cuando se trata de cultura y control, los servicios descentralizados tienen una ventaja significativa sobre los guardianes centralizados. Web 3.0 propone una forma completamente nueva de nutrir la comunidad, empoderando a los usuarios con portabilidad e interoperabilidad de datos, y re-centrando incentivos que apoyan comunidades auto-moderadas.

Haugen tiene razón: “No se trata de romper Facebook. El camino a seguir tiene que ver con la transparencia y la gobernanza «. Todos merecemos algo mejor, y los servicios, plataformas y productos que priorizan la transparencia y la gobernanza comunitaria serán los que prosperarán en la próxima era de la economía digital.


Source link

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba