Noticias Internacionales

Después de una amarga contienda, el líder de la oposición de Kenia rechaza el resultado de las elecciones

NAIROBI, Kenia — Hablando por primera vez desde que perdió las reñidas elecciones presidenciales de Kenia, el líder de la oposición Raila Odinga rechazó el resultado anunciado el lunes y prometió buscar “todas las opciones legales”, lo que aparentemente indica que la disputa que se ha apoderado del Este Es probable que el país africano se decida en su Corte Suprema.

La estrecha victoria pronunciada por la comisión electoral a favor de su rival, William Ruto (50,5 por ciento de los votos contra el 48,9 por ciento de Odinga) fue “una parodia y un flagrante desprecio por la constitución y las leyes de Kenia”, dijo Odinga. dijo a sus seguidores en un centro de conferencias en el centro de Nairobi.

Los resultados son “nulos y sin valor y deben ser anulados por un tribunal de justicia”, agregó.

La elección de Kenia fue elogiada en gran medida, hasta ayer, como una de las votaciones más pacíficas y mejor organizadas. Pero las acusaciones de Odinga sumergieron al país en un período de incertidumbre que probablemente dure semanas, si no más.

Sin embargo, su decisión de llevar su desafío a los tribunales, en lugar de a las calles, fue un alivio para muchos kenianos que temían que la discusión pudiera convertirse en violencia.

“Habíamos juntado piedras y llantas para quemar; estábamos listos para partir”, dijo Alex Shisia, un conductor de autobús de 46 años que se describe a sí mismo como un “intransigente de Odinga” que había venido a escuchar hablar a su líder el martes. “Pero nos vamos y nos vamos a casa”.

El martes, una serie de titulares de periódicos halagadores saludaron al Sr. Ruto, quien actualmente es vicepresidente. Se movió rápidamente para consolidar su estatus como presidente electo, emitiendo un llamado a la unidad nacional el lunes y recibiendo llamadas telefónicas de felicitación de los líderes de otras naciones africanas.

Aseguró a sus rivales que “no había espacio para la venganza” después de una campaña reñida y ofreció una rama de olivo a los partidarios de Odinga, quien a los 77 años está haciendo su quinta candidatura a la presidencia, después de haber perdido sus primeros cuatro intentos.

En su discurso, el Sr. Odinga acusó al presidente de la comisión electoral, Wafula Chebukati, de comportarse como un “dictador” para inclinar el voto a favor del Sr. Ruto. Y Odinga elogió a cuatro comisionados electorales que habían salido del centro de conteo el lunes, momentos antes de que se anunciara el resultado, y dijo que Chebukati había ignorado sus preocupaciones sobre el proceso de conteo.

El Sr. Ruto, por su parte, ha desestimado sus acciones como un “espectáculo secundario”, junto con cualquier sugerencia de que hayan contaminado la legalidad de su elección.

Los cuatro comisionados disidentes, designados el año pasado por el aliado político de Odinga, el presidente Uhuru Kenyatta, ofrecieron una conferencia de prensa el martes en la que expusieron sus razones para negarse a verificar el recuento.

Sus comentarios fueron transmitidos en una pantalla grande en la sala de conferencias donde los partidarios del Sr. Odinga esperaban para escucharlo hablar. Aplaudieron cuando una de las comisionadas disidentes, Juliana Cherera, calificó el resultado de “inconstitucional”.

Pero los comisionados socavaron su propio caso con algunas matemáticas aparentemente equivocadas.

La Sra. Cherera dijo en la conferencia de prensa que habían descubierto un error del 0,01 por ciento en el recuento que ascendía a 142.000 votos extraviados, una cifra considerable en una elección decidida por unos 233.000 votos.

De hecho, esa proporción asciende a 1.420 votos, un aparente error que desencadenó una ola de burlas en las redes sociales liderada por los seguidores de Ruto.

Los kenianos están nerviosos porque sus últimas tres elecciones terminaron en disputas, siempre por reclamos de que a Odinga le robaron la victoria, que derivó en largas confrontaciones y, en 2007, en violencia étnica en la que murieron más de 1200 personas.

Pero esta vez, el llamamiento de Odinga a la calma —“Que nadie se tome la justicia por su mano”, dijo en Nairobi— pareció haber sido escuchado en sus bastiones en el oeste de Kenia y en Kibera, un barrio pobre de Nairobi. donde las calles estaban en gran parte tranquilas el martes.

Neumáticos quemados, palos y piedras esparcidos por las calles del condado de Kisumu, en el oeste de Kenia, testificó sobre enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad el lunes por la noche. Pero para el martes por la tarde, los centros comerciales y restaurantes estaban reabriendo en Kisumu, la capital del condado junto al lago, donde incluso comenzaron a formarse algunos atascos de tráfico.

En el distrito de bajos ingresos de Kondele, los jóvenes se apiñaron en grupos en las calles resplandecientes con vidrios rotos para masticar el discurso de Odinga.

“No lucharemos, no saldremos a la calle”, dijo Tony Odhiambo, de 25 años, que trabaja en un cibercafé. “Esperaremos a que la corte se ponga de su lado”.

Aún así, la disputa presidencial ha abierto un profundo abismo en las estructuras de poder de Kenia y ha puesto a prueba sus instituciones estatales. Y el martes muchos seguían procesando las caóticas escenas que estallaron un día antes, en el clímax de las elecciones.

Mientras miles de personas esperaban los resultados, los cuatro comisionados electorales disidentes discutieron a puerta cerrada durante horas, negándose a aprobar los resultados.

Los principales ayudantes de Odinga realizaron una conferencia de prensa improvisada para denunciar el centro de conteo como la «escena de un crimen». Luego, sus seguidores arrasaron el salón, poniendo el evento en completo desorden.

Los partidarios de Odinga subieron al estrado, arrojaron sillas al suelo y chocaron con los agentes de seguridad que blandían porras. Los funcionarios extranjeros huyeron. Un coro siguió cantando.

Media hora después apareció el Sr. Chebukati, quien notó que dos de sus comisionados habían sido agredidos antes de declarar al Sr. Ruto como el ganador.

Los aliados occidentales se negaron a respaldar su victoria, evidentemente esperando el resultado de cualquier proceso judicial. Pero la embajada de Estados Unidos reconoció el liderazgo del asediado Chebukati con una declaración que elogió el resultado como “un hito importante en el proceso electoral”.

El martes, la Gaceta del gobierno de Kenia emitió una edición especial declarando formalmente a Ruto como presidente electo, en una medida que subrayó la legitimidad de su victoria.

Un oficial electoral que había desaparecido de un centro de votación en Nairobi fue encontrado muerto a 125 millas de distancia, cerca de la base del Monte Kilimanjaro en la frontera sur de Kenia, informaron los medios de comunicación locales. No quedó claro de inmediato si su muerte estuvo relacionada con la votación.

Una declaración del martes del Grupo de Observación Electoral, una respetada coalición de grupos cívicos y religiosos, podría hacer que el desafío de Odinga sea más difícil. En una conferencia de prensa en Nairobi, emitió un análisis detallado de los resultados electorales publicados, comparándolos con su propia cuenta, y concluyó que en términos generales eran precisos.

declan walsh y Mateo Mpoke Bigg informó desde Nairobi, y Abdi Latif Dahir de Kisumu, Kenia.


Source link

Looks like you have blocked notifications!

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba