Noticias Internacionales

El presidente de Túnez, Kais Saied, propone una nueva Constitución

EL CAIRO — El presidente de Túnez ha dado otro paso importante hacia el desmantelamiento de la joven democracia del país en un proyecto de constitución recién publicado, otorgándose amplios poderes mientras diluye los del Parlamento y el poder judicial.

El presidente Kais Saied publicó el borrador el jueves por la noche, semanas antes de que vaya a un referéndum nacional fijado para el 25 de julio. Si se aprueba, los críticos dijeron que empujaría a Túnez, la única democracia que emergió de las protestas de la Primavera Árabe de 2011 que sigue en pie, más hacia la autocracia. .

El borrador describe un sistema político “con un presidente omnipotente, un parlamento sin poder y un poder judicial sin dientes”, dijo Benarbia, director regional para Medio Oriente y África del Norte de la Comisión Internacional de Juristas con sede en Ginebra, escribió en Twitter.

Túnez ha estado en crisis desde que Saied suspendió el parlamento y despidió al primer ministro hace casi un año en medio de parálisis política y convulsiones económicas. Desde entonces, ha monopolizado el poder en lo que dice es una búsqueda para reformar el gobierno disfuncional del país y limpiarlo de corrupción. Ha tomado el control de instituciones anteriormente independientes, encarcelado a opositores, destituido a jueces y gobernado por decreto.

Su impulso hacia el gobierno de un solo hombre se produjo cuando la economía de Túnez se dirige hacia el colapso. La agitación podría poner en peligro un rescate muy necesario del Fondo Monetario Internacional, que según el prestamista debería darse solo si las reformas políticas de Saied son inclusivas y ganan un amplio apoyo público.

Pero los tunecinos se centran en gran medida en llegar a fin de mes y prestan poca atención a las propuestas de Saied. Menos del 10 por ciento de los ciudadanos que eran elegibles para participar en una encuesta en línea lo hicieron, a pesar de que se presentó como una forma de ayudar a dar forma a la nueva constitución.

Los partidos políticos y los grupos de la sociedad civil, incluido el poderoso sindicato de trabajadores públicos del país, se han negado a participar en la redacción de la nueva constitución o en el próximo referéndum.

Al final, el borrador fue escrito por un panel seleccionado por Saied. También se espera que el referéndum siga el camino de Saied; ahora controla la antigua autoridad electoral independiente y no se requiere una participación mínima para que se apruebe el borrador.

Si lo hace, Saied habrá rehecho la Constitución de Túnez de 2014, escrita durante dos años de apasionado debate público, en cuestión de semanas.

Ese documento, que se produjo después del levantamiento popular de 2011 que derrocó al dictador del país, Zine el-Abidine Ben Ali, limitó los poderes presidenciales y los derechos consagrados, incluida la libertad de expresión y la reunión pacífica. El parlamento fue un actor principal en la formación de un gobierno y la aprobación de la legislación.

El proyecto del Sr. Saied mantiene la mayor parte de las cláusulas de la Constitución vigente en materia de derechos y libertades. Pero pone al presidente firmemente a cargo, relegando el poder judicial y el Parlamento a algo más parecido a los burócratas.

El Sr. Saied tendría el poder de nombrar al gobierno (aunque el Parlamento podría retirar la confianza del gobierno con una mayoría de dos tercios de los votos) y proponer leyes. El presidente solo haría tratados y proyectos de presupuestos y nombraría o destituiría a jueces y ministros. La constitución propuesta le otorga la autoridad para disolver el Parlamento, pero no existe ningún mecanismo para destituir al presidente.

El borrador le daría al presidente dos mandatos de cinco años, que podrían extenderse en caso de peligro inminente para el país.

El borrador también contenía lo que parecía ser una reprimenda al principal enemigo político de Saied, el partido islamista Ennahda, que ha dominado el Parlamento desde la transición posterior a la revolución y es ampliamente vilipendiado entre los tunecinos.

Propone eliminar las referencias al Islam como la religión estatal de Túnez, aunque dice que el país es parte de la comunidad musulmana más amplia y estipula que el presidente debe ser musulmán.

A corto plazo, el borrador permitiría a Saied seguir gobernando por decreto hasta que se forme un nuevo parlamento después de las elecciones de diciembre. El cuerpo legislativo también se vería diferente, con la adición de una segunda cámara que el borrador llama “Consejo de Regiones”, tal vez un guiño a las ideas del Sr. Saied sobre representantes extraídos de los consejos locales electos, aunque se dan pocos detalles.

Los analistas esperan que se apruebe el referéndum constitucional, pero es poco probable que resuelva la crisis política de Túnez, ya que la oposición a los planes de Saied crece entre los tunecinos comunes y de élite. El mes pasado, los jueces se declararon en huelga, una huelga nacional paralizó el transporte y otros sectores públicos y varias protestas desafiaron las medidas de Saied.

El borrador prohibiría las huelgas de algunos trabajadores del sector público, incluidos los jueces.

Sin embargo, la economía puede ser el factor más importante en el eventual éxito o fracaso de Saied, dicen los analistas. Ya en ruinas después de años de corrupción y mala gestión, se redujo drásticamente después de que la pandemia de coronavirus azotara al sector turístico de suma importancia y la guerra en Ucrania hiciera subir los precios de los alimentos.

Durante meses, el gobierno ha tenido problemas para pagar los salarios a tiempo o pagar los envíos de trigo.

Desesperado por obtener financiamiento, el gobierno ha esbozado planes para calificar para un préstamo del FMI mediante la reducción de su gasto público en salarios y subsidios. Esas reformas han enfrentado una fuerte oposición del poderoso sindicato nacional del país, conocido por sus siglas en francés, UGTT, que se declaró en huelga el mes pasado para protestar por las propuestas.

Pero incluso si un rescate ayuda a cubrir la creciente deuda de Túnez, el gobierno aún tendrá que reformar una economía profundamente atribulada.

El alto desempleo y los precios fueron factores importantes en el levantamiento de 2011, pero también jugaron un papel importante en la gran cantidad de apoyo a la toma de poder de Saied el año pasado. Ese apoyo se ha debilitado ya que Saied no ha podido enderezar el barco.

Pero con la oposición aún fragmentada y dividida, y sin poder proponer una alternativa viable, el presidente aún no ha enfrentado disturbios generalizados en las calles.




Source link

Looks like you have blocked notifications!

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba