EconomíaUSA

Erdogan se revuelve contra los números y persigue a quien cuestiona las cifras del Gobierno


Erdogan se revuelve contra los numeros y persigue a quien

Los ingenieros forestales Salih Usta y Ahmet Demirtas fueron condenados recientemente a dos años de cárcel. Su delito fue contradecir la narrativa oficial sobre un árbol: un tejo de la provincia turca de Zonguldak que el Gobierno local ―del partido que dirige el presidente Recep Tayyip Erdogan― había presentado como el más antiguo del mundo, con 4.112 años. Usta y Demirtas, miembros de la Asociación de Investigación de Problemas Forestales y del Medio Rural, consideraron sospechosa la afirmación y tomaron una muestra del árbol (como han hecho cientos de veces durante su carrera) que fue analizada por el departamento de botánica de la Universidad de Estambul. El resultado fue que la edad del susodicho tejo es en realidad de unos 2.000 años.

Poco después de hacer pública su investigación, se les abrió un proceso judicial, formalmente por haber tomado una muestra sin permiso, pese a que lo hicieron antes de que el árbol fuese declarado bajo protección oficial. Los ingenieros no entrarán a prisión porque el castigo les fue reducido a 20 meses de cárcel por buen comportamiento durante el juicio, pero será una pena que constará para siempre en su expediente.

“Cuando se nos abrió el proceso estábamos seguros de que acabaría en absolución, porque la Gendarmería dejó claro en su informe que no habíamos dañado el árbol”, explicó Usta en declaraciones al medio digital Diken: “Pero el actual poder político se ha acostumbrado a decir mentiras y a que esas mentiras sean sostenidas por los demás. Y cuando alguien demuestra que mienten, tratan de castigarlo”.

No son los únicos. En los últimos años, en Turquía, un científico ha sido arrestado y enjuiciado por revelar las cantidades reales de sustancias cancerígenas vertidas en una zona industrial del noroeste del país ―aunque finalmente fue absuelto después de tres años de proceso―; se ha abierto una investigación contra un grupo de académicos que ha cuestionado los datos oficiales de inflación; varios periodistas, analistas y un exgobernador del Banco Central se enfrentan a querellas criminales por poner en duda las previsiones económicas del Gobierno, y el presidente y sus aliados de la ultraderecha han acusado de terrorismo y han amenazado con clausurar la principal asociación médica del país por criticar la falta de transparencia en los datos de los ensayos clínicos de la nueva vacuna turca contra la covid-19.

Y, cuando se le preguntó por los números de sus medidas económicas, el nuevo ministro de Finanzas, Nurettin Nebati ―un politólogo doctorado con una tesis sobre las bondades del partido de Erdogan―, respondió que no daría cifras porque “la economía no son únicamente números […] sino el brillo de los ojos”. Se podría argüir que Turquía tiene un problema con los números y las estadísticas, o al menos con aquellos que contradicen la versión edulcorada de la realidad que transmite el Gobierno de Erdogan.

Estadísticas manipuladas

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Al ingeniero informático Güçlu Yaman no le cuadraban los datos de la pandemia que ofrecía el Ministerio de Sanidad y por eso comenzó a investigar. “En agosto de 2020, los médicos se quejaban de que estaban desbordados, en cambio, los números de casos de covid y las muertes que daba el Ministerio eran muy bajos. Había una manipulación muy importante para atraer turistas”, explica Yaman. Si en la mayoría de países europeos existen instituciones públicas o universitarias que se dedican a monitorizar el exceso de mortalidad, en Turquía el estudio más completo sobre la cuestión depende de esta persona que lo inició por su cuenta: descargando los datos de diferentes páginas web de ayuntamientos y cementerios ha conseguido probar que la mortalidad en Turquía se ha incrementado un 32% durante la pandemia.

Mientras tanto, el Instituto de Estadística oficial (TÜIK, por sus siglas en turco) ha pospuesto indefinidamente la publicación de sus estadísticas anuales de mortalidad y de otros baremos demográficos que habrían permitido calcular el coste real en vidas de la pandemia. Pese a todo, el propio ministro de Sanidad, Fahrettin Koca, ha reconocido finalmente que la cifra real de muertes por covid es “probablemente dos o incluso tres veces mayor” que la oficial de 84.000 fallecidos, algo que Yaman considera una reivindicación de sus cálculos: “La gestión de la pandemia ha sido un desastre y Turquía es hoy uno de los países con mayor exceso de mortalidad del mundo. Para que la realidad no se conozca, las autoridades ocultan los datos y repiten constantemente que somos uno de los países que mejor la ha gestionado”.

El Instituto de Estadística turco se ha convertido en el organismo público que menos confianza despierta y, a inicios de diciembre, el jefe de la oposición, el socialdemócrata Kemal Kiliçdaroglu, se personó en su sede, pero la policía le bloqueó el paso. Kiliçdaroglu quería pedir explicaciones sobre el cálculo que más polémica ha causado en el último año: el de la subida de los precios. “Hasta hace cinco años nadie cuestionaba los datos de TÜIK, pero desde entonces ha comenzado a haber serias dudas sobre su veracidad”, explica Veysel Ulusoy, profesor de Econometría y director del Grupo de Estudios sobre la Inflación (ENAG). Tampoco ayuda que los dirigentes a nivel nacional y regional del organismo estadístico hayan sido despedidos y sustituidos por personas cercanas al Ejecutivo.

Así pues, Ulusoy y otros académicos han establecido un sistema alternativo de cálculo de la inflación. Utilizando un programa informático de scraping (técnica utilizada para extraer información de internet) que recoge diariamente 250.000 datos de precios en diversas webs de supermercados y tiendas en línea de los mismos 400 productos que utiliza TÜIK para calcular la inflación y siguiendo los métodos de cálculo empleados por estudios similares en la Universidad de Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts, los miembros de ENAG llevan año y medio publicando sus datos sobre la inflación. Así han demostrado que los precios se han incrementado más del doble de lo reconocido por el Gobierno. “Cuando la economía va mal, tienes dos opciones: o arreglas lo que no funciona o manipulas los datos para dar la sensación de que todo va bien. Pero esto tiene efectos en el bienestar de la gente porque, por ejemplo, el dato de inflación de TÜIK se emplea para calcular el nuevo salario mínimo”, explica Ulusoy.

Los cálculos de ENAG han recibido tanta atención que, finalmente, su director ha sido llamado a declarar en una investigación judicial iniciada a petición del Ministerio de Economía y de TÜIK, que denuncian que los cálculos de este grupo independiente “atentan contra la reputación” del organismo estadístico. Ulusoy se encoge de hombros: “Las acusaciones son tan irracionales que no creo que terminen en una sala de juicio”.

La realidad de Erdogan

Erdogan afirmó el miércoles 12 que, efectivamente, los datos de la inflación y el tipo de cambio “no se corresponden a la realidad”: en este caso, porque según el presidente la realidad es mucho mejor de lo que muestran los números. Hay cada vez más gente que denuncia que Erdogan vive en una realidad paralela que él mismo ha construido, pero que sobre todo han edificado su círculo de cortesanos y el coro de medios de comunicación afines. Al líder turco le enfada que lo contradigan, piensa que él conoce mejor que nadie la situación en las calles ―que hace años no pisa con la asiduidad con la que solía hacerlo― y, por eso, al final, la imagen que le pintan sus asesores es solo la que esperan que agradará a su jefe.

De ahí que cuando la realidad golpea con la fuerza de los hechos, Erdogan monte en cólera. Según fuentes gubernamentales citadas por el periodista Erdal Saglam, el presidente está ahora enfadado con su nuevo ministro de Economía, porque las medidas decretadas para resolver la crisis monetaria que vive el país ―medidas que muchos expertos habían dicho que no servirían―, efectivamente, no funcionan como esperaba. Ni los turcos han corrido a convertir sus ahorros en divisa a liras ni la moneda turca se ha apreciado tanto como sus asesores le habían dicho que ocurriría.

Es probable que Erdogan pensase realmente que fue su discurso de la noche del 20 de diciembre el que rescató la lira del abismo al que estaba a punto de precipitarse y le hizo recuperar el 50% de su valor en menos de 24 horas. No importa que los datos que se han conocido a posteriori muestren que la razón de esa momentánea recuperación se debió a que el Banco Central intervino bajo cuerda en los mercados y compró miles de millones de liras para elevar su valor a costa de quemar sus reservas. Para Erdogan, fueron sus palabras. Después de todo, así lo pintaban los medios y los diputados oficialistas: un valeroso Quijote luchando y venciendo a los pérfidos gigantes del mercado. De ahí que ahora se enfade cuando la realidad le lleva la contraria.

Esta situación entraña obvios peligros, como señala el economista Timothy Garton Ash: “Turquía corre el riesgo de convertirse en algo como una secta, donde la lógica económica, las teorías y la racionalidad son ignoradas en favor de los disparates que suelte el líder supremo”.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.




Source link

Looks like you have blocked notifications!

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba