México

Grupo Firme y el nuevo pop a la mexicana: de los bares al estrellato y el Zócalo

Alguien que no le preste demasiada atención a la música popular, en especial a aquella que se conoce como regional mexicana o “de banda”, quizá no tenga la menor idea de dónde salieron el Grupo Firme y sus canciones de amor y despecho que este domingo abarrotaron el Zócalo capitalino en un concierto promovido por el Gobierno de la Ciudad de México. Pero basta asomarse un momento a las redes para averiguar que este conjunto de Tijuana se ha convertido en un fenómeno a escala continental, al menos si hablamos de seguidores, descargas y presentaciones.

Gupo Firme ha sido trending topic durante días en Twitter, desde que la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, confirmó su aparición en el Zócalo y, además, la entrega del título de “Huéspedes honorarios” a los músicos, dice una nota; el DJ estadounidense Steve Aoki confiesa ser su fan en otro despacho; contratarlos para un evento privado cuesta más de 3,5 millones de pesos, afirma un reportaje; su cantante, Eduin Caz, tiene más de 7,4 millones de seguidores en Instagram, se constata en una rápida mirada a su perfil…

Si alguien pensaba que la explosión popular del reguetón había dejado en el pasado la tradicional hegemonía de la música regional mexicana, el éxito de Grupo Firme constituye un desmentido a la idea. Eso sí: la producción de sus materiales y la imagen que proyectan sus integrantes está impregnada del “espíritu de la época” reguetonero y, salvo por las texanas ocasionales, algunas fotografías de Caz y compañía bien podrían pertenecer a un conjunto de música “urbana” cualquiera. Quizá en esa imagen, más contemporánea que la de otros grupos de su estilo, y en su acertado uso de las redes sociales, se encuentre parte de la explicación del buen desempeño del conjunto entre los oyentes juveniles (cientos de los cuales ansiaban verlos en el Zócalo con tal frenesí que se saltaron las vallas de seguridad y sortearon a los policías capitalinos para alcanzar los lugares más cercanos al escenario).

Este coqueteo con la música de moda no es una alucinación. Grupo Firme ya dio a conocer un dueto con el cantante Maluma, uno de los reyes del reguetón, en 2021, y Eduin Caz levantó polémica hace apenas unos días, cuando dio a conocer que colaboró con los cantantes Kimberly Loaiza y Ovi en un remix reguetonero. Parte de sus fans se le echaron encima en las redes, acusándolo de cambiar de estilo solo por fama. Pero otros más cerraron filas en torno suyo y celebraron que tomara el riesgo de incursionar en un nuevo campo. La publicación en Instagram de Caz, por cierto, tiene 2,2 millones de “likes”. Como publicidad, al menos, ha sido otro rotundo hit.

Toda esta parafernalia de triunfos, ovaciones y reflectores (que incluyen hasta 18 galardones, que van de los premios Lo Nuestro al Grammy Latino), sin embargo, fue precedida, como suele suceder en estas historias, por largos años de lucha. Eduin Caz nació en Culiacán y se mudó muy pequeño a Tijuana. Comenzó a cantar en la adolescencia en eventos escolares y, más tarde, en bares y fiestas. El Grupo Firme se reunió en 2014 y jugó con usar otros apelativos, como Grupo Fuerza o Fuerza Oculta antes de, con su nombre definitivo, publicar su primer material en 2017. Su mánager, Israel Gutiérrez, tuvo la habilidad de detectar el carisma de la banda desde sus inicios y logró colocarlos en el camino al estrellato.

Mientras grupos “clásicos” de la música popular mexicana como Bronco o Los Bukis se debaten entre giras del adiós y giras del reencuentro, Grupo Firme parece haber tomado la estafeta de sus viejas glorias. Y tanto que, como quedó claro, los principales políticos del país se desviven por tomarse la foto con ellos.

Suscríbase aquí a la newsletter y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país


Source link

Looks like you have blocked notifications!

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba