Noticias Internacionales

La gestión del agua en plena sequía pone a prueba la sintonía entre España y Portugal

La buena sintonía entre los gobiernos socialistas en Madrid y Lisboa se enfrenta a una prueba difícil en cualquier territorio: la gestión del agua en tiempos de sequía. La reciente decisión española de paralizar los desembalses de agua en pantanos de la cuenca del Duero —destinados a cumplir el envío del caudal previsto en la Convención de Albufeira, el tratado internacional que regula desde 1998 la gestión hídrica en cinco ríos compartidos— puede alterar el clima de entendimiento entre ambos países. La medida se tomó después de las protestas de agricultores castellano-leoneses contra las salidas de agua hacia Portugal aunque fuentes españolas, citadas por Efe, aseguran que se tomó de acuerdo entre ambos países.

“No hay ninguna guerra sobre el agua. Hay un trabajo conjunto y permanente entre Portugal y España”, declaró este martes el ministro de Medio Ambiente y Acción Climática, Duarte Cordeiro. La política hidrográfica es una china en el zapato de difícil gestión doméstica a ambos lados de la frontera. El Bloco de Esquerda ha solicitado la urgente comparecencia en la Asamblea de la República del ministro Duarte Cordeiro para que explique cómo afectará a Portugal el nuevo Plan Hidrológico Nacional de España, que prevé recortar el 40% del trasvase del Tajo al Segura y cambios en los caudales hidrológicos de la cuenca, compartida con Portugal.

El Convenio de Albufeira, firmado el 30 de octubre de 1998 entre los gobiernos de José María Aznar y António Guterres, regula el aprovechamiento de las aguas en las cuencas ibéricas de los ríos Miño, Limia, Duero, Tajo y Guadiana. Fue el primero que también regulaba medidas excepcionales en situaciones de sequía extrema y fue revisado en 2008 para definir el régimen de caudales necesarios en cada cuenca hidrográfica para garantizar el buen estado de las aguas y sus usos. Prevé que España pueda invocar la existencia de condiciones extraordinarias para no tener que cumplir la entrega de agua en alguna de las cuencas. Este mecanismo todavía no ha sido invocado pese al actual contexto de sequía.

Las relaciones entre ambos países atraviesan una fase de gran entendimiento en política energética y ferroviaria. Los dos ejecutivos fueron de la mano en Bruselas para lograr un excepcional tope al precio del gas para rebajar la factura de la electricidad en la península Ibérica y también presionan a Francia para lograr un tercer gasoducto por los Pirineos que aumente la capacidad exportadora de gas de ambos países.

Lisboa-Oporto, en 79 minutos

El primer ministro, António Costa, presentó además este miércoles en Oporto el proyecto para construir una nueva línea de alta velocidad entre Lisboa y Oporto, así como un nuevo trazado de Oporto a Valença do Minho, en la frontera con Galicia, que mejorará la conexión ferroviaria entre España y Portugal, que atraviesa ahora mismo uno de los peores momentos de su historia.

Únete para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

El Gobierno luso prevé que la nueva línea del Norte esté finalizada en 2030, lo que permitiría reforzar la candidatura conjunta entre España y Portugal para celebrar el Mundial de Fútbol de ese año. El proyecto, que tendrá una inversión de 4.900 millones de euros, se desplegará en dos fases. Cuando esté finalizado por completo permitirá realizar el viaje entre Lisboa y Oporto en una hora y 19 minutos en los trenes directos, frente a las casi tres horas que tardan en la actualidad.

Por su parte, la alta velocidad de Oporto hasta Valença do Minho acortará en una hora el trayecto entre Oporto y Vigo. “El proyecto refuerza la fachada atlántica, permite ser el lugar de interconexión entre el continente y el enorme mundo atlántico, no solo se trata de acercar más las dos áreas metropolitanas de Lisboa y Oporto, todo el país será beneficiado al mismo tiempo”, señaló Costa. “Sabemos que esta es la conexión entre Portugal y España con más demanda y que las poblaciones que viven a ambos lados de la frontera tienen las relaciones sociales, económicas y culturales más estrechas”, apuntó el ministro de Infraestructuras y Transportes, Pedro Nuno Santos.

También se prevé algún anuncio por parte de ambos Gobiernos en la próxima cumbre ibérica, que se celebrará en octubre en Valença do Minho, sobre cambios en el viaje entre Lisboa y Madrid, que requiere tres trenes y tarda 10 horas. La apertura de un tramo de alta velocidad de 150 kilómetros entre Plasencia y Badajoz apenas ha supuesto mejoras significativas para desplazarse entre ambas capitales ibéricas, que nunca han estado peor conectadas desde que en 1881 se estrenó una línea directa entre ambas. En una reciente intervención en el Congreso, la ministra española de Transportes, Raquel Sánchez, aseguró que habrá una línea ferroviaria “digna y de calidad” entre Madrid y Lisboa a finales de 2023, cuando esté concluido el tramo de alta velocidad entre Elvas y Évora.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.




Source link

Looks like you have blocked notifications!

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba