Sabías Que

¡No lo vuelvas a hacer! El error que cometes con las latas de conserva en tu nevera

Las latas de conserva son absolutamente indispensables en la cocina. Si bien sabemos que conviene comprar y consumir alimentos frescos, la rutina a veces no nos deja tiempo para ello. Entonces no queda más remedio que recurrir a las opciones saludables que vienen enlatadas. Este es el error que cometes con las latas de conserva.

Por lo general, en casa almacenamos una buena cantidad de latas de conserva para usarlas cuando no tenemos tiempo de salir al mercado o a la frutería. Y eso no tiene nada de malo si no fuera porque solemos cometer algunos errores importantes como guardarlas en la nevera.

Cuál es el error que cometes con las latas de conserva

Son esas equivocaciones las que pueden hacer que el contenido de la lata se eche a perder, y como no siempre queda en evidencia que el producto se encuentra en mal estado, lo mejor es conocer cuáles son los fallos típicos al dejarlas en la nevera y cómo poder evitarlos sin esfuerzo.

En condiciones óptimas, los alimentos enlatados están pensados para durar entre tres y cinco años. Vale la pena recordar que estos artículos no tienen fecha de caducidad como tal sino una fecha de consumo preferente, un concepto diferente dentro de la industria alimentaria.

Éste refiere al plazo máximo durante el cual se espera que mantenga sus propiedades sin que esto signifique necesariamente que, una vez transcurrido el mismo, su consumo podría provocar algún problema de salud. Es decir, mientras la lata de conserva haya sido almacenada como debe guardarse podemos usarla sin ningún temor por un amplio margen de tiempo.

El error de muchas personas consiste en pensar que pueden alargar ese plazo de consumo si dejan las latas de conserva cerradas en la nevera. Pero esto no sólo no es útil sino que incluso puede ser contraproducente.

La explicación que nos dan los expertos es que el alimento ha sido sometido a un tratamiento que le permite prescindir de otros métodos de conservación tradicionales, como el frío del refrigerador.

Según los especialistas, lo peor que podemos hacer con las latas es colocarlas en la nevera hasta consumirlas. Sólo deben dejarse allí una vez que han sido abiertas y tenemos pocos días para comerlas.

Las semiconservas sí necesitan frío

Cabe hacer una aclaración y es que no deben confundirse las conservas con las semiconservas, como por ejemplo las latas de anchoas. Como éstas no han pasado por un proceso de esterilización tan agresivo, su vida útil es menor y sí requieren de estar expuestas a bajas temperaturas, así que no vayas a dejar tus anchoas fuera de la nevera porque se echarán a perder en apenas unas horas.


Source link

Looks like you have blocked notifications!

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba