DeportesFutbol

Otra vez en cuadro para el ensayo general

La Real afronta hoy la última prueba del verano y, al igual que en Villarreal, la encara en cuadro. Imanol Alguacil sólo dispone de 15 futbolistas sanos del primer equipo para una jornada inédita en la que por la mañana jugarán contra el Alavés en Zubieta (11.30 h.) y por la noche recibirán a Osasuna en Anoeta (20.30 h.) con el prurito de convertirse en el mejor equipo vasco de la pasada temporada ya que estará en juego la cuarta EH Txapela.

El equipo, tras la jornada de recuperación del jueves, se entrenó ayer en Zubieta con la constatación de haber perdido un efectivo más, Monreal, caído en combate en Villarreal. Su rotura de grado I en el bíceps le convierte en seria duda para el estreno liguero en Valladolid. Al igual que en las últimas sesiones, Alguacil no pudo contar con los internacionales (Isak, Merino, Llorente y Zubimendi), los enfermos por covid-19 (Oyarzabal, Silva y dos anónimos) y los lesionados (Illarramendi, Guevara, Sangalli, Merquelanz y Monreal). Entre estos 13 ausentes, Zubimendi estará hoy de regreso tras su debut con la Sub-21 pero parece poco probable que Imanol le haga jugar después de haber disputado 90 minutos el jueves en Macedonia.

12 jugadores de campo

De esta manera, los jugadores de campo disponibles para el entrenador hoy son Zaldua, Zubeldia, Aihen, Aritz, Gorosabel, Sagnan, Le
Normand, Guridi, Willian
José, Portu, Barrenetxea y Bautista, además de los porteros Moyá, Remiro y Zubiaurre. Kevin
Rodrigues no cuenta para los amistosos. Así las cosas, volverán a comparecer sobre el césped los Näis, Olasagasti, Robert
Navarro, Urko
González
de
Zarate, Xeber
Alkain, Roberto
López y compañía, que están resultando imprescindibles para llevar a cabo los amistosos en esta rocambolesca pretemporada.

Los planes de Imanol para la doble sesión son una incógnita, salvo que tras el partido en Villarreal anunció que hoy otorgaría 90 minutos a cada futbolista. Lo que no está claro es si dará mayor preponderancia a un partido que a otro. No parece descabellado apostar porque el técnico oriotarra emplee el duelo ante Osasuna, al jugarse en Anoeta, como un banco de pruebas algo más fiable de cara a la Liga y, en consecuencia, reserve a la mayoría de futbolistas del primer equipo para la tarde, si bien a nadie sorprendería que ambos ‘onces’ sean una mezcla de los pocos jugadores que tiene a su disposición.

El problema de la Real será el nivel de los adversarios. Dos equipos rocosos y fuertes como el Alavés, con su nuevo entrenador, Pablo
Machín, y el Osasuna de Jagoba
Arrasate, que complicarán mucho la jornada.


Source link

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

Noticias Relacionadas

Botón volver arriba