USA

Reformar la precariedad


Reformar la precariedad

Somos hijos de muchas derrotas, muchas reformas laborales que fueron erosionando las condiciones de trabajo hasta llegar al presente. La generación mejor preparada ha acabado por ser la peor retribuida. Nos dicen que esto es consecuencia de la organización del mundo, que no había otro camino. Como si de las consecuencias de una catástrofe natural sin remedio se tratara. En realidad basta echar la vista atrás para ser conscientes de que cada batalla perdida por sindicalistas del pasado supone un peldaño hacia la derrota final de la guerra por la dignificación del trabajo. Yo me acuerdo de las huelgas generales, las calles de mi ciudad desiertas y empapeladas con carteles contra las empresas de trabajo temporal, el mundo detenido y la furia de los discursos y las proclamas. Éramos demasiado jóvenes para atender al desenlace de unos conflictos que no alcanzábamos a comprender, pero poco tiempo después pudimos comprobar sus consecuencias en el papel que nos tendían los empleadores: contratos de una hora por los que había que hacer cursos de prevención de riesgos que duraban 10. Uno detrás de otro. Así empecé yo a trabajar, así empezamos muchos. Y ahora aparece un hostelero en televisión quejándose indignado por la falta de personal: ¡es que la gente quiere hacer media jornada y cobrar 600 euros! ¿Dónde vamos a parar? Está claro que quienes están en paro es por pura vagancia.

Seguir leyendo


Source link

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba