BásquetbolNBA

Robledillo, el 'scout' español que triunfa en los Warriors: "Curry te trata como uno más"

La desenfrenada pasión de Albert Robledillo (Sabadell, 1990) por el baloncesto y su afán por el profundo estudio de los jugadores captó la atención de los Golden State Warriors y emprendió el viaje de su vida. Apenas hace medio año periodista deportivo del diario L’Esportiu y Radio Ciutat de Badalona y ‘scout’ de jugadores europeos para Eurohopes, la franquicia de San Francisco le llamó tras tocar a su puerta y lo dejó todo para trabajar para la organización de los Curry, Green y Thompson como scout.

Recién aterrizado de San Francisco tras unos intensos días de draft, ‘Roble’ recibe se cita con MD en uno de esos bares de toda la vida, rodeado como siempre de humildad y sencillez –la misma que tanto le ha cautivado en los Warriors-, como un orgulloso vecino más del obrero barrio de Ca n’Oriac de Sabadell pero tras palpar el lujo más codiciado: el anillo de la NBA.

Cuéntenos: ¿cómo se pasa de periodista a ser ojeador de los Warriors?

(Risas) Llevaba trabajando 11 años en el diario L’Esportiu de Catalunya y lo compaginaba con ser director de ‘scouting’ europeo de Eurohopes, que trabaja para las universidades americanas. En el diario quería hacer siempre basket y no me dejaban (risas). Pero estaban Xavi Ballesteros, Jordi Prat, Jordi Pla que ahora es el director deportivo del Girona, Martí Artigas, que actualmente es el director de ‘scouting’ internacional de Orlando Magic… No me dejaban porque eso era la élite del baloncesto, así que empecé cubriendo fútbol catalán e internacional.

Cuando ya llevaba 6-7 años, viendo la precariedad laboral del sector, y que no podía dedicarme 100% al baloncesto, empecé a viajar por Europa y a conocer gente del basket y hace dos años me salió lo de Eurohopes. En septiembre vi que los Warriors buscaban una persona, me presenté al proceso y me seleccionaron en octubre. La función es la misma que en Eurohopes, pero para los Warriors.

Ha pasado usted de entrevistador a entrevistado. Es el único español que ha ganado esta temporada el anillo.

Ahora estoy en la otra banda y veo lo cabrones que sois los periodistas (risas). Lo digo en broma, claro. No es mi objetivo ser entrevistado pero entiendo que haya hecho gracia y que interese hablar sobre lo que he vivido. Pero mi porcentaje de participación en el éxito de los Warriors es inexistente, no he hecho nada. Y, si lo hubiese hecho, es una parte muy pequeña. Los que tienen mérito son los jugadores, entrenadores y gente que toma decisiones cada día.

Los Warriors han logrado su séptimo título de campeón, un triunfo que les coloca terceros en solitario superando a los Chicago Bulls.

¿Cuál es su función exacta?

Tener controlado todo el talento internacional, no sólo de Europa, y filtrarlo según lo que este talento pueda aportar al equipo, teniendo en cuenta el perfil que buscan y su cultura de juego. Yo formo parte del Front Office (oficina principal) y soy uno de los dos ‘scouts’ internacionales. Hago informes y luego son tres o cuatro personas las que deciden. Si tienes tres estrellas (Curry, Green y Thompson),se trata de cómo les rodeas. Ahora mismo, y esto ya lo ha dicho el propietario, los Warriors están en dos mundos paralelos: por un lado intentar alargar el éxito del núcleo actual y, por el otro, construir el futuro para que el relevo sea lo menos traumático posible.

Es decir, que no suceda lo que con otras franquicias, que cierran la barraca y tardan cuatro años en reconstruirse. Ahora en verano habrá que viajar a los Europeos de categorías inferiores y, luego, hasta el draft, controlar el baloncesto FIBA: Euroliga, ACB, Eurocup… Desde octubre me habré visto unos 1.000 partidos.

Vivió el Game 5 y 6 allí y estuvo en la celebración del anillo.

Sí, como todas las franquicias, todos los ‘scouts’ fueron para allá para el proceso del draft y coincidió que se estaban jugando las Finales. Para mí, fue alucinante a nivel personal, sobre todo poder conocer a la gente de la organización en persona.

¿Usted también recibirá anillo?

Sí, lo dan a toda la gente de la organización a todos los niveles. La ceremonia se celebra en el primer partido de la siguiente temporada. 

«No hay distancia entre los jugadores y el resto de trabajadores de la franquicia, valoran que estos se esfuerzan al máximo para ellos»

¿Qué es lo que más la impactó de convivir con la franquicia aquellos días?

La comunión que había, cómo de natural era la convivencia en un momento decisivo de la temporada, no era raro que los jugadores bajaran a la cocina cuando estábamos los de scouting o que los entrenadores pasaran por la oficina y se pusieran a hablar con nosotros. Que las relaciones fueran tan fluidas era una buena manera de afrontar las finales. Los mejores jugadores llevan muchos años allí, conocen a todo el mundo y, si ven a alguien nuevo, lo acogen como uno más porque confían en la gente que los han traído, ya que les conocen de hace tiempo.

Una pregunta que estará ‘harto’ de contestar estos días: ¿habló con Curry o alguna de las estrellas?

Sí, me lo pregunta todo el mundo (risas). No tuve grandes conversaciones ni hice un café con él, pero si había un grupo de gente hablando él se añadía como uno más, no existen distancias entre los jugadores y el resto de trabajadores. Entiendo que desde fuera pueda sorprender, pero estas relaciones y esta cultura se llevan con naturalidad. No té diré que “la clave del éxito es ser una familia”, porque es algo muy manido, la clave es cómo rinden los grandes jugadores, pero esta inteligencia emocional que hay en los Warriors es fundamental y tiene toda la lógica del mundo y explica que estén alargando tanto el éxito. Es normal que, por ejemplo, no haya distancias entre las estrellas y el utillero o el cocinero porque valoran que estos han estado todo el año esforzándose al máximo para ellos.


Lee también

Guille Álvarez

Horizontal

¿Pudo hablar con Steve Kerr?

No (risas), yo mantengo mucho contacto con la otra gente del Front Office y el director de ‘scouting’, así que no intervine en el planteamiento de los partidos ni he podido ver su ‘playbook’ (risas). Como analista, pienso que una de las claves de su éxito es que sabe ver que sus jugadores son buenos y responsables que les puede dar mucha libertad y esta libertad les puede llevar a buen puerto. Al final, también ha trabajado con gente como Phil Jackson y Gregg Popovich, que tienen esa misma cultura.

¿Alguna anécdota de la celebración?

No hay mucho que explicar (risas). Comimos todos en una sala grande al lado del Garden y, si tengo que contar alguna anécdota, yo veía desde fuera cómo lo celebraban los jugadores en el vestuario y, los del Front Office, viendo que estaba ‘demasiado’ seco, me mojaron. Vi que estaba allí el trofeo y aproveché para hacerme una foto (risas).

Viajó para preparar el draft, ¿en qué consiste ese proceso de preparación antes de la gran noche?

Es lo que te explicaría cualquier ‘scout’. Tuvimos reuniones en las que podía haber 20,30, 40 personas…depende del día. Los que toman las decisiones (entre ellos el General Manager, Bob Myers en el caso de los Warriors) tomaban el pulso de la sala en cuanto a sus opiniones sobre jugadores. Es un espacio abierto: si, por ejemplo, a todo el mundo le gusta un jugador y a ti no, explicas tus motivos y los otros dan su punto de vista.

«Es increíble, hace un año estaba haciendo crónicas de fútbol de Tercera y ahora he trabajado para el draft»

Los Warriors eligieron a Patrick Baldwin Jr. (alero) en el 28 y a Gui Santos (base) en el 55 y a Ryan Rollins (escolta), adquirido de los Hawks tras ser elegido el 44. ¿Qué nos puede decir de ellos y cuánto tuvo que ver usted en ello?

Como todos, tuve que ver, pero en un % muy pequeño, como el de cualquier ‘scout’ internacional. Sobre Patrick Baldwin, destacaría sobre todo su capacidad para tirar y su entendimiento del juego. Sobre Rollins, el hecho que pueda jugar a un nivel muy alto a los dos lados de la pista. De Gui Santos, que es un jugador con una capacidad de generar juego para los demás. 

No deja de sonar increíble que hasta ahora haya seguido el draft como un aficionado más y ahora participe en él.

Sí, hace un año estaba haciendo crónicas de fútbol de Tercera División y he ahora estado en el ‘Draft Room’… Yo siempre había seguido el draft, con 13 años lo escuchaba por la radio. Era mi noche de Reyes.

Aparte de los elegidos en el draft, ¿algún nombre de los jóvenes que estén siguiendo los Warriors que pueda decir?

No te lo puedo decir, es información confidencial. Sólo con que mencionara el nombre de un jugador fuera de la franquicia me caería una multa de un millón de dólares (risas). Y si desvelo cualquier plan de la organización, por ejemplo, si dijera que estamos buscando un ‘2’ por decirte algo…¡a la calle!.



¿Qué buscan los Warriors en un jugador en el seguimiento de talentos?

Se ha demostrado que lo que le funciona a este equipo, aunque es algo que puede cambiar en el futuro, es la inteligencia para jugar a baloncesto, y buenos ejemplos de ello son Bjelica, Looney, Payton… Es una virtud sobre todo necesaria en el sistema de Kerr, que tanto movimiento exige a los jugadores. También, y eso como en cualquier franquicia, hay que tener en cuenta condicionantes como las restricciones salariales y el orden de elección el draft. Una de las claves de Golden State en el desarrollo de jugadores es que se les encuentra un espacio para que puedan desarrollar su talento. Un buen ejemplo es Poole y cómo ha progresado. Parecía un jugador de difícil encaje en el sistema (donde prima el pase), porque es muy dominante con el balón pero ha explotado.

¿Qué se valora más de los jugadores europeos?

En los Warriors y en todas las franquicias lo que se valora está, vinculado, sobre todo, al conocimiento del juego. Hay que destacar que los programas físicos en Europa han mejorado mucho, pero en el aspecto físico los europeos tienen menos nivel que los americanos. En cambio, los contextos profesionales en los que compiten desde jóvenes les hacen desarrollar un gran razonamiento del juego que compensa las carencias físicas. El conocimiento de juego de los europeos puede ser igual o superior al de los estadounidenses. Por poner un ejemplo, un jugador del Gran Canaria, con tantas horas de viaje, tendrá el tiempo limitado para trabajar físicamente, pero competir en la ACB y la Eurocup estimula su razonamiento.

«En el scouting de la NBA valora mucho del jugador europeo su nivel de conocimiento del juego»

¿Hacia dónde va el perfil de jugador más buscado en la NBA de acuerdo a la evolución del juego?

En las Finales hemos visto que las defensas han llegado a tal nivel que para superarlas necesitas un iniciador de juego en todas las demarcaciones, un cuchillo en cualquier posición, que cualquier jugador pueda ejercer del escolta anotador que tenía un rol tan definido en los 90. Se valoran generadores altos, aunque el talento siempre estará por delante del tamaño (Paolo Banchero, drafteado el 1 por Orlando, sería un buen ejemplo de lo que expone Robledillo). Por otra parte, hay franquicias que están buscando más jugadores intensos y rápidos.

Aunque no participe en el cuerpo técnico, como ‘scout’ y buen conocedor de su cultura, ¿cuáles es el secreto del éxito de los Warriors?

Creo que han sabido dar espacio a los jugadores con talento, el sistema no funciona sin los jugadores y, a la vez, los jugadores necesitan el sistema para ser potenciados. No es fácil reconocer el talento que tienes y de qué manera le puedes dar espacio.


Lee también

Guille Álvarez

Horizontal

¿Hasta donde la gustaría llegar en esta nueva profesión?

Sigo la temporada que viene. Me gustaría ganar más veces, ser el mejor ‘scout’ posible, hacer todo cuanto pueda para estar a la altura de la franquicia, menos meterme en la pista para enchufar triples, cosa que no puedo hacer (risas). Tenemos cerca gente muy buena, como Sergi Oliva, que es asistente de General Manager en los Blazers, una posición muy alta de la que creo que los medios aquí no son conscientes de lo que significa. Sobre todo, por parte de una persona que empezó desde abajo del todo, desde el Gelida. Otro caso espectacular es Jordi Fernández (entrenador asistente de Mike Brown en los Kings). Son dos grandes referencias. Que lleguen técnicos europeos a la élite de la NBA sigue siendo complicado, pero la liga se abre cada vez más.

La pizarra 

La inteligencia táctica de Kerr y Curry según la visión de Robledillo 

‘Roble’, como el resto de ‘scouts’ de la franquicia, no participó en el planteamiento ni en las decisiones de las Finales pero nadie como un analista de la NBA con profunda sapiencia de la cultura de los Warriors para repasar los entresijos tácticos determinantes para el cuarto anillo de la actual dinastía (2015, 2017, 2018 y 2022), séptimo de la historia de toda la historia (1946, 1956 y 1975). La reflexión se centra en la inteligencia de Steve Kerr para desnudar la pizarra de los Celtics, así como en el alto IQ baloncestístico de Stephen Curry en ambos lados de la cancha y sus dotes de intérprete para plasmar las respuestas de Kerr a Udoka.

Dos premisas expusieron desde Boston para llevarse el Larry O’Brien: provocar los cambios de asignación en la parcela ofensiva para atacar a Curry con un jugador superior físicamente –como Tatum-, y defender el pick and roll que implicaba al ‘30’ a través del drop –el defensor del manejador intenta pasar el bloqueo y el defensor del bloqueador flota al generador-. Con ello, los Celtics buscaban protegerse de la penetración o de la continuación a costa de ‘invitarle’ a tirar desde el perímetro. El riesgo pesó más que el beneficio, ya que el señor de los triples, por ejemplo, alcanzó los 43 puntos en el Game 4 que los Warriors ganaron.

Ya en la recta final del Game 4 y en los dos siguientes partidos (las Finales terminaron 4-2), los Warriors cambiaron la manera de defender los bloqueos directos que involucraban a Curry. “Desistieron del cambio para impedir los cambios de asignación apostando por el ‘flash’ aprovechando el excelente estado físico de Curry». En este movimiento táctico, el defensor del bloqueador en el PNR sale en un primer momento al manejador y el defensor del generador se queda con el grande pero, luego, cambian -con lo que Curry no se quedaba al final con el jugador que interesaba a los Celtics-, lo que exige un gran derroche físico. 

A partir del Game 5, los Celtics, ante el fracaso del drop, fueron mucho más agresivos con el MVP de las Finales y le plantearon un 2×1 en el pick and roll. Pero Curry fue más listo. “Supo leer muy bien la situación y, si no encontró a compañeros liberados con asistencia, generó ventajas con pases a compañeros que luego se convertían en asistencias». El mejor tirador de la historia de la NBA se quedó en un 0/9 en triples en el quinto partido pero repartió 8 asistencias y, en el definitivo, recuperó el acierto desde el perímetro con un 6 de 11 sin dejar de lado la generosidad: 7 pases de canasta. 

Como último apunte para enfatizar la sabia lectura de Kerr, la defensa en drop de los Celtics resultaba más eficaz cuando estaba implicado Marcus Smart, ya que con su habilidad para pasar bloqueos llegaba a tiempo a Curry para molestarle en el tiro.  Ante esta situación, los Warriors propusieron en ocasiones un doble bloqueo consecutivo para exigir más esfuerzo a Smart. 




Source link

Looks like you have blocked notifications!

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba