USA

Estados Unidos sanciona a las hijas de Vladímir Putin y a dos de los principales bancos rusos

Aún quedaba munición en el arsenal de las sanciones que Estados Unidos, los países miembros del G-7 y la Unión Europea están empleando contra Rusia por la guerra de Ucrania. El detonante han sido las espeluznantes imágenes llegadas desde Bucha, suburbio de Kiev del que se retiraron las tropas rusas el pasado fin de semana, dejando tras de sí lo que el presidente Joe Biden ha descrito como “crímenes de guerra”. La masacre ha desembocado en el anuncio este miércoles de nuevos castigos, encaminados, según un comunicado de la Casa Blanca, a “prohibir nuevas inversiones en Rusia”, a aumentar las dificultades financieras para las operaciones de su “mayor banco” y a perseguir la riqueza de funcionarios del Gobierno y de algunos de sus familiares. Entre estos, destacan las dos hijas “adultas” del presidente Vladímir Putin, Katerina Tijonova y Maria Vorontsova. En la práctica, significa que quedarán aisladas “del sistema financiero de Estados Unidos y que sus activos en el país quedan congelados”.

Más información

La lista de personas físicas castigadas por Estados Unidos se amplía con la esposa y la hija del ministro de Relaciones Exteriores, Serguéi Lavrov, así como con los miembros del Consejo de Seguridad de Rusia, incluido el expresidente y ex primer ministro Dmitri Medvédev y el primer ministro actual, Mijaíl Mishustin, a los que Washington acusa de haberse “enriquecido a expensas del pueblo ruso”. El Reino Unido, por su parte, ha anunciado también que aumenta la lista de los oligarcas en su punto de mira, con ocho nuevos nombres, entre ellos, los de Moshe Kantor y Andréi Guriev, magnates de los fertilizantes, Serguéi Serguéivich Ivanov, presidente de la mayor productora de diamantes del mundo, y Leonid Mikhelson, fundador de la empresa de gas natural Novatek.

El comunicado de la Casa Blanca también detalla un bloqueo total a la institución financiera más grande del país, Sberbank, que supone un tercio del sector en Rusia, así como a su mayor banco privado, Alfa Bank, lo cual implica la congelación de los activos de ambas instituciones que estén en contacto con el sistema estadounidense. También prohíbe a los ciudadanos estadounidenses hacer negocios con ellos. A este bloqueo de Sberbank se suma también Londres, que añade entre sus objetivos al Banco de Crédito de Moscú. La ministra de Asuntos Exteriores británica, Liz Truss, ha prometido además este miércoles que las importaciones de carbón y petróleo cesarán antes de final de año.

“El presidente Biden”, anuncia el comunicado, “firmará una nueva orden ejecutiva que incluye una prohibición de nuevas inversiones en Rusia por parte de estadounidenses dondequiera que se encuentren, y eso aislará aún más a Rusia de la economía global. Esta acción se basa en la decisión tomada por más de 600 empresas multinacionales de salir del país”. Eso, confía Washington, asegurará el debilitamiento duradero de la competitividad global de la Federación Rusa.

El nuevo paquete de sanciones también atacará a las finanzas de las “principales empresas estatales rusas”, cuyos nombres se sabrán el jueves, cuando los dé a conocer el Departamento del Tesoro, que también prohíbe a Rusia hacer frente a su deuda soberana “con fondos sujetos a la jurisdicción de Estados Unidos”. “Ahora deberán elegir entre agotar sus reservas disponibles para pagar la deuda o incumplir con los plazos”, según el comunicado difundido por Washington, que se compromete a seguir apoyando las actividades humanitarias en Ucrania: “Garantizar la disponibilidad de alimentos básicos y de productos agrícolas, salvaguardar el acceso a medicamentos y dispositivos médicos, y permitir que los servicios de telecomunicaciones respalden el flujo de información y el acceso a internet”. Esto último está pensado para facilitar que los ciudadanos rusos puedan informarse a través de los medios de comunicación extranjeros y otras fuentes de información.

Únete para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

SuscríbeteIN ENGLISH

Expertos citados por la Casa Blanca calculan que estas medidas, sumadas a las anteriores oleadas de sanciones impuestas desde el inicio de la ofensiva, el pasado 24 de febrero, contribuirán a que el PIB de Rusia se contraiga hasta un 15% este año, lo que se comerá “15 años de ganancias económicas”. “Es muy probable que Rusia pierda su estatus de potencia económica y continuará un largo descenso hacia el aislamiento económico, financiero y tecnológico”.

Desmantelada una red de ‘bots’

Al mismo tiempo que se daban a conocer las últimas sanciones de Estados Unidos a Rusia, el fiscal general, Merrick Garland, y el director del FBI, Christopher Wray, han comparecido este miércoles ante la prensa para informar del desmantelamiento de una red de bots [cuentas automatizadas] que, han asegurado, controlaba la agencia de inteligencia militar rusa, GRU.
«Afortunadamente, pudimos desbaratarla antes de que entrara en funcionamiento. Gracias a la colaboración internacional, hemos podido comprobar la infección de miles de dispositivos de hardware en red», ha explicado Garland, que también ha desvelado que su departamento ha imputado al empresario ultraortodoxo Konstantín Maloféyev por eludir las sanciones impuestas contra Rusia. 
Según Garland, Maloféyev, destacado miembro de la élite cercana al presidente ruso, Vladímir Putin, intentó evitar los castigos impuestos por Washington empleando colaboradores para adquirir y administrar medios de comunicación en Europa. 
Los funcionarios del Departamento de Justicia también se congratularon por la incautación, en colaboración con la Guardia Civil española, del Tango, un superyate propiedad del oligarca ruso Víktor Vekselberg. Estaba amarrado en Palma de Mallorca.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.




Source link

Looks like you have blocked notifications!

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba