Sabías Que

¿se debe dejar la puerta abierta o cerrada?

Después de haber cocinado el último manjar, quizás a temperatura alta, ahora que has apagado el horno toca esperar a que se enfríe . Pero, ¿cuál es la forma más rápida de hacerlo?  Hay quienes cierran la puerta del horno y quienes la dejan abierta para dejar entrar el aire y así enfriar más rápido el ambiente interno. Pero, ¿cuál es la mejor solución? Averigüémoslo juntos y de este modo sabrás para siempre cómo enfriar el horno.

Enfriar el horno

El horno es quizás de los electrodomésticos de cocina que más se usan cuando deseamos elaborar platos que requieren de un tiempo especial de cocción, con un mejor sabor y también más saludables, pero lo cierto es que cada vez que lo usamos para cocinar, nos encontramos ante un enigma : y ahora que he terminado y he apagado el horno, ¿tengo que dejar la puerta abierta o cerrada?.

No hace falta decir que es lógico pensar que la manera más rápida de enfriar el horno es dejar la puerta abierta. De esta forma el aire hará su trabajo enfriando el aparato más rápidamente. Pero, ¿estamos seguros de que es la mejor opción?.

Hay quien prefiere dejarlo abierto no solo para que se enfríe más rápido sino también por miedo a estropear el horno. Bueno, te diremos un secreto: cerrar la puerta no dañará tu electrodoméstico. El tiempo de enfriamiento seguramente será más largo, pero gracias a los ventiladores de flujo cruzado, el aire caliente y la humedad saldrán rápidamente y de la manera más efectiva.

Cuidado con los muebles

Por lo tanto, el horno ciertamente no se ve comprometido, pero dejar la puerta abierta podría dañar los muebles cercanos. Esto se debe al flujo de aire caliente que, al salir del horno, podría afectar al entorno que lo rodea. Y si hay algún mueble cerca, de más está decir que no es precisamente lo mejor. Por ello, los principales fabricantes de muebles han destacado este riesgo para que lo tengamos en cuenta a la hora de disponer la cocina o de colocar el horno.

Los muebles más expuestos a este problema son los de aluminio, ya que es un material muy sensible a los cambios de temperatura. Los de madera no sufren los mismos daños, pero la pintura podría estropearse a la larga. En conclusión, aunque dejar la puerta del horno abierta es sin duda la solución más rápida para enfriar el horno, que sepas que es mejor hacerlo con la puerta cerrada si te preocupas por tus muebles.


Source link

Looks like you have blocked notifications!

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba