USA

Todo el poder para Egan Bernal: etapa y maglia rosa del Giro de Italia

Egan deja atrás a todos en la tierra de Campo Felice.
Egan deja atrás a todos en la tierra de Campo Felice.Fabio Ferrari/LaPresse / AP

De los Abruzos es Dario Cataldo, ciclista con alma de artista que recorre orgulloso sus carreteras guiando a Marc Soler, y si tuviera tiempo, si fueran de paseo y no compitiendo por su vida en una carrera que no tiene piedad de los que se despistan –del pobre Mohoric, el mejor bajador del pelotón, que da una vuelta de campana completa agarrado a una bicicleta que se rompe en cachos y acaba tendido, con conmoción cerebral–, Cataldo le señalaría, quizás, allí en la distancia, pequeños pueblos “agarrados a las laderas de las montañas grises, yermas, áridas como dispuestos sobre grandes escaleras”, como escribía Fontamara; le contaría sus tragedias, terremotos, las matanzas de poblaciones civiles por las tropas nazifascistas, de ritos paganos de pueblos antiguos como tocar campanas con los dientes o sacar a Santo Domingo en procesión con la imagen invadidas por serpientes vivas y gordas.

Y le hablaría de que la historia son ellos, la escriben entre todos, y le hablaría de esperanza, de la belleza y del placer de vivir allí, y de historias milagrosas, de cómo un pueblecito, Roccaraso, logró 70 años más tarde que Alemania indemnizara a los descendientes de los 128 habitantes a los que masacró en 1943; o de cómo otro pueblecito miserable, Rocca di Cambio, el municipio más alto de los Abruzos, 1.434 metros, logró que una etapa del Giro de 1965 terminara allí, y cómo, por encanto, al pueblo llegó la electricidad, y se asfaltó su carretera y se construyó una estación de esquí, allí, en medio de la nada, a la que llamaron Campo Felice, y allí arriba, bastantes años después llora feliz Egan, que seguramente no sabrá nada de los Abruzos, pero en los que se siente como en su casa, en su mundo, él, el niño al que llaman desde hace tiempo el Niño Maravilla de Zipaquirá, un ciclista de instinto, de inspiración, después de su ascensión maravillosa, su milagro, hasta la victoria de etapa, su primer triunfo de etapa en una grande, pues ganó el Tour del 19 con la frustración de que la etapa en la que atacó y logró el maillot amarillo no acabó nunca, se cortó en la cima del Iseran, y él nunca pudo levantar los brazos, hasta la maglia rosa, que viste por primera vez al final de la novena etapa de su primer Giro.

Más información

A Campo Felice se llega por una empinadísima senda de tierra, tierra de camino antiguo y sudor, pura ficción pues es la ruta por la que se mueven los grandes vehículos que preparan las pistas de esquí en el invierno, que no está tan lejos.

Más información

Allí Egan, así lo cuenta él, se sumerge en una burbuja, en su mundo, del que surge como una aparición, una exhalación que paraliza a los dos fugados de lejos que abren pista, Bouwman y Bouchard, que se apartan asustados, se echan a un lado, pues temen que el vendaval que levanta Egan, volando con el viento a favor, se les lleve por delante, así les adelantó el colombiano que se había dicho, nada más empezar a rodar en tierra, a falta de kilómetro y medio al 9%, muy bien, ahora se trata de ir a tope a tope durante cuatro minutos, de no pensar en nada, de no mirar a nadie, a tope, a tope, y lo que pase pasará. Y Vlasov, uno de los favoritos, acelera a falta de 600 metros y quizás no le vea Egan, que sale detrás a falta de 500 metros, y acelera, acelera, y no para. Y ni siquiera levanta los brazos al cruzar la meta, solo, destacado, con unos segundos de ventaja, los suficientes. “Y no los levanté porque ni siquiera sabía que había ganado la etapa”, dice. “Iba en mi mundo, tan concentrado, que no me di cuenta de que había pasado a todos”.

Más información

Ha pasado a los fugados. Ha dejado atrás a sus rivales. A Marc Soler, el mejor de los españoles, no le va nada mal la compañía de Cataldo, pues cede solo 12s; Ciccone, el otro abruzense del pelotón, y Vlasov llegan a 7s; Remco, la pulga de blanco que ha sufrido, a 10s, y es segundo en la general, a 15s de Egan que reclama todo el poder para él pese a que, explica, no confiaba en sí mismo tanto como confiaban sus compañeros. “Han sido dos años muy difíciles desde que gané el Tour”, dice el colombiano, de 24 años. “Muy duros física y mentalmente”. Se retiró del Tour del 20 con la espalda destrozada, y el invierno de la pandemia fue duro por el recuerdo de cómo el Tour del 19, el de su victoria, no se disputó al completo. “Y fueron mis compañeros los que decidieron, mediada la etapa, que había que ir a por la fuga, que había que ir a por todo, etapa y maglia, y yo no quería poner al equipo a tope para una llegada tan explosiva, que pensaba que no me iba bien”, añade Egan, y con los hechos completa todas la palabras, deseos casi proféticos, que pronunció por la mañana, antes de salir, en la plaza del Plebiscito de Castel di Sangro. “No quiero añadir nada a lo que ya he dicho muchas veces sobre la situación en Colombia”, dijo el ciclista de Zipaquirá, quien repetidamente ha mostrado su preocupación por su pueblo y su apoyo a una salida negociada al conflicto. “Ahora quiero enfocarme solamente en darle alegrías. A mí me gustaría tener la rosa ya… Si pudiera…”

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.




Source link

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba
La Neta Neta Nos gustaría mostrarle notificaciones de las últimas noticias y actualizaciones.
Dismiss
Allow Notifications