USA

Estados Unidos contraataca con drones a miembro de ISIS en Afganistán


WASHINGTON – El ejército de Estados Unidos contraatacó a ISIS el sábado, bombardeando a un miembro del Estado Islámico en Afganistán, a menos de 48 horas después de que un devastador atentado suicida, afirmado por el grupo ISIS-K, que mató a 169 afganos y 13 militares estadounidenses en el Aeropuerto de Kabul.

El Comando Central dijo que EEUU llevó a cabo un ataque con drones contra un miembro del Estado Islámico en Nangahar que se cree que está involucrado en la planificación de ataques contra EEUU en Kabul. El ataque mató a una persona y el portavoz, capitán de la Armada William Urban, dijo que no sabían de víctimas civiles.

«Las fuerzas militares estadounidenses llevaron a cabo hoy una operación antiterrorista en el horizonte contra un planificador de ISIS-K», dijo el capitán Bill Urban, portavoz del Comando Central de Estados Unidos, en un comunicado. «El ataque aéreo no tripulado ocurrió en la provincia de Nangarhar en Afganistán. Los primeros indicios son que matamos al objetivo. No sabemos de víctimas civiles», reportó nuestra cadena hermana NBC News.

No estaba claro si esa persona estuvo involucrada específicamente en la explosión suicida del jueves afuera de las puertas del aeropuerto de Kabul, donde multitudes de afganos intentaban desesperadamente ingresar como parte de la evacuación en curso del país después de la rápida toma de poder de los talibanes.

Funcionarios dijeron a nuestra cadena hermana NBC News, que el ataque fue llevado a cabo por un avión no tripulado MQ-9 Reaper y municiones que fueron seleccionadas por su precisión y con el fin de minimizar las bajas civiles. El ataque tuvo lugar en la provincia de Nangarhar, en el este de Afganistán, donde ISIS-K tenía una gran presencia hace varios años antes de ser expulsado en gran parte por el ejército afgano y los talibanes.

El ataque aéreo cumplió una promesa que el presidente Joe Biden hizo a la nación el jueves cuando dijo que los perpetradores del ataque no podrían esconderse. “Te perseguiremos y te haremos pagar”, dijo. Los líderes del Pentágono dijeron a los periodistas el viernes que estaban preparados para cualquier acción de represalia que ordenara el presidente.

Randy Serrano tiene la información.

«Tenemos opciones allí en este momento», dijo el mayor general Hank Taylor, del Estado Mayor Conjunto del Pentágono.

Al prometer atacar a los extremistas que mataron a 13 estadounidenses y decenas de afganos, el presidente Joe Biden ahora enfrenta la realidad de encontrarlos y atacarlos en un país inestable sin equipos militares y de inteligencia estadounidenses en el terreno y sin la ayuda de un gobierno amigo en Kabul.

Una breve mirada a ISIS-K, quien se atribuyó la responsabilidad del ataque de Kabul

ISIS K ha reclamado responsabilidades mortales en los últimos años, tales como:

El ataque en «wedding hall» en Kabul 2019 y el viernes se atribuyeron la responsabilidad del ataque al aeropuerto de Kabul.

ISIS K se encuentra en la provincia de Khorasan. Es una rama autoproclamada del Estado Islámico de Irak, y de Levant en Asia y Asia Central.

Se convirtió en parte de ISIS cuando el exlíder de ISIS Abu Bakr al-Baghdadi se nombró a sí mismo el Khalifa Islámico. Como resultado, ISIS K se convierte en parte de la gran Khalifa.

La mayoría de las tierras de Khorasan se encuentran en el este de Irán, pero la parte iraní nunca fue testigo de ningún ataque.

Khorasan ISIS está compuesto por exlíderes de Al-Qaeda que están trabajando activamente en Siria y algunos otros jóvenes combatientes.

Existe un vínculo entre esas dos brigadas ISIS y la brigada Elnora (brigada Al-Qaeda), activa en Siria.

El viernes se advirtió al presidente que esperaba otro ataque letal en los últimos días de una frenética evacuación liderada por Estados Unidos. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que el equipo de seguridad nacional de Biden ofrecía una perspectiva sombría.

«Avisaron al presidente y al vicepresidente que es probable que se produzca otro ataque terrorista en Kabul, pero que están tomando medidas de protección con la fuerza máxima en el aeropuerto de Kabul», dijo Psaki, haciéndose eco de lo que el Pentágono ha estado diciendo desde el atentado del jueves en el aeropuerto de Kabul que empujó a la Casa Blanca a una crisis más profunda por una conclusión caótica y mortal de una guerra que comenzó hace casi 20 años.

El viernes por la noche, el Departamento de Estado volvió a instar a los estadounidenses a mantenerse alejados de las puertas de los aeropuertos, incluida «la nueva puerta del Ministerio del Interior».

Un día después surgieron pocos detalles nuevos sobre el ataque, pero el Pentágono corrigió su informe inicial de atentados suicidas en dos lugares. Dijo que solo había uno, en o cerca de Abbey Gate, seguido de disparos. El informe inicial de un segundo atentado en el cercano hotel Baron resultó ser falso, dijo el mayor general Hank Taylor del Estado Mayor Conjunto del Pentágono; atribuyó el error a la confusión inicial.

Los atentados dejaron decenas de muertos. Para ver más de Telemundo, visita https://www.nbc.com/networks/telemundo

Según una evaluación preliminar, los funcionarios estadounidenses creen que el chaleco suicida utilizado en el ataque, que mató al menos a 169 afganos además de los 13 estadounidenses, llevaba alrededor de 25 libras de explosivos y estaba cargado de metralla, dijo el viernes un funcionario estadounidense. Una bomba suicida generalmente lleva de cinco a diez libras de explosivos, dijo el funcionario, quien habló bajo condición de anonimato para discutir las evaluaciones preliminares del atentado.

Biden dijo en un discurso a la nación después del ataque que los perpetradores no pueden esconderse, y prometió contraatacar a la afiliada del grupo Estado Islámico en Afganistán. “Te perseguiremos y te haremos pagar”, dijo.

Taylor dijo que el Pentágono estará preparado.

Randy Serrano tiene la información.

«Tenemos opciones allí ahora mismo» para permitir cualquier acción de represalia que se pueda ordenar, dijo Taylor.

Más allá de la perspectiva de un único ataque de represalia para responder al atentado suicida del jueves, Biden enfrenta el problema de contener a largo plazo una serie de posibles amenazas extremistas basadas en Afganistán.

En una aparición en la Oficina Oval el viernes, Biden expresó nuevamente sus condolencias a las víctimas del ataque. El regreso a casa de los restos de los militares estadounidenses en los próximos días proporcionará recordatorios dolorosos y conmovedores no solo de la devastación en el aeropuerto de Kabul, sino también de la costosa forma en que está terminando la guerra. Más de 2,400 militares estadounidenses murieron en la guerra y decenas de miles resultaron heridos durante las últimas dos décadas.

Tiene una sola pista y miles quieren huir de los talibanes en medio de ataques y amenazas.

El Cuerpo de Marines dijo que 11 de los 13 estadounidenses muertos eran marines. Uno era un marinero de la Armada y el otro un soldado del Ejército. Sus nombres no han sido publicados hasta que se notifique a sus familias, un proceso a veces largo que, según el portavoz del Pentágono, John Kirby, implica «conversaciones difíciles».

Aún así, comenzaban a surgir detalles tristes de los asesinados. Un infante de marina de Wyoming estaba en su primera gira en Afganistán y su esposa está esperando un bebé en tres semanas; otro era un hombre de 20 años de Missouri cuyo padre estaba devastado por la pérdida. Un tercero, un joven de 20 años de Texas, se había unido a las fuerzas armadas después de la escuela secundaria.

Biden ordenó que las banderas de Estados Unidos se distribuyeran a media asta en todo el país en honor a los 13.

Desde la toma de la capital afgana el pasado 15 de agosto, tras consecutivas victorias en casi todas las provincias del país, Afganistán aún no ha formado gobierno y la mayoría de los puestos han quedado vacantes.

Fueron los primeros miembros del servicio estadounidense asesinados en Afganistán desde febrero de 2020, el mes en que la administración Trump llegó a un acuerdo con los talibanes que pedía al grupo militante que detuviera los ataques contra los estadounidenses a cambio de un acuerdo de los EEUU para eliminar a todas las tropas y contratistas estadounidenses para Mayo de 2021. Biden anunció en abril que tendría todas las fuerzas fuera para septiembre.

Psaki dijo que los próximos días de la misión para evacuar a los estadounidenses y otros, incluidos los afganos vulnerables que huyen del gobierno de los talibanes, «serán el período más peligroso hasta la fecha». Biden ha fijado el martes como fecha límite para completar el puente aéreo.

La Casa Blanca dijo que hasta el viernes por la mañana, unas 12,500 personas fueron trasladadas por avión desde Kabul en las últimas 24 horas en aviones estadounidenses y de la coalición; en las 12 horas que siguieron, otras 4,200 personas fueron evacuadas. Psaki dijo que unos 300 estadounidenses se habían ido y que el Departamento de Estado estaba trabajando con unos 500 más que quieren irse. La administración ha dicho que tiene la intención de continuar y completar el puente aéreo a pesar de las amenazas terroristas.

Ahmad Massoud, el hijo de un famoso guerrillero que apoyó a EEUU, lidera la resistencia contra los talibanes en el norte de Afganistán.

Kirby dijo a los periodistas que el ejército estadounidense está monitoreando amenazas creíbles y específicas del Estado Islámico «en tiempo real».

«Ciertamente estamos preparados y esperamos futuros intentos», dijo Kirby. Se negó a describir los detalles de las medidas de seguridad adicionales que se están tomando, incluidas las implementadas por los talibanes, alrededor de las puertas y el perímetro del aeropuerto. Dijo que había menos gente dentro y alrededor de las puertas el viernes.

Biden prometió que los perpetradores extremistas islámicos «pagarían» por sus acciones, y Psaki dijo el viernes que esta era su forma de decir «que no quiere que sigan viviendo en la tierra».

El presidente Biden anunció este domingo que con el envío de los aviones comerciales se acelerará la evacuación de estadounidenses y afganos en medio del terror de los talibanes.

La retribución efectiva, sin embargo, será más difícil con menos activos de inteligencia estadounidenses y sin presencia militar en Afganistán.

Emily Harding, exanalista de la CIA y subdirectora de personal del Comité de Inteligencia del Senado, dijo que dudaba de las garantías de Biden de que Estados Unidos podrá monitorear y atacar amenazas terroristas desde más allá de las fronteras de Afganistán. El Pentágono también insiste en que esta capacidad llamada «sobre el horizonte», que incluye aviones de vigilancia y ataque con base en el área del Golfo Pérsico, será eficaz.

Harding dice que se encoge cuando escucha a Biden reafirmar esta seguridad.

Aterrados de que los nuevos gobernantes de facto cometan abusos y desesperados por el futuro de su país, miles de personas han corrido hacia el aeropuerto de Kabul y los cruces fronterizos tras el impresionante control de los talibanes en Afganistán.

«Es una evaluación demasiado optimista de lo que es posible», dijo Harding, ahora investigador principal del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

Estados Unidos todavía está luchando por establecer bases más cerca de Afganistán y, al mismo tiempo, elimina a las personas que han trabajado con la CIA y otras agencias de inteligencia en el país, dijeron exfuncionarios.

El afiliado del EI en Afganistán ha llevado a cabo muchos ataques contra objetivos civiles en el país en los últimos años. Es más radical que los talibanes, que tomaron el poder hace menos de dos semanas y son enemigos del EI. El ataque estadounidense más anunciado contra ISIS se produjo en abril de 2017 cuando EEUU lanzó la bomba convencional más grande de su arsenal en un complejo de túneles y cuevas de ISIS. Se cree que el grupo se ha concentrado más recientemente en áreas urbanas, lo que podría complicar los esfuerzos de Estados Unidos para atacarlos sin dañar a los civiles.

El general Frank McKenzie, jefe del Comando Central de EEUU que supervisa el puente aéreo y es responsable de todas las operaciones militares de EEUU en el Gran Medio Oriente, dijo a los periodistas el jueves que el primer paso será determinar con confianza quién llevó a cabo los ataques.

«Sí, si podemos encontrar quién está asociado con esto, los perseguiremos», dijo. “Siempre hemos tenido claro que mantenemos el derecho a operar contra ISIS en Afganistán, y estamos trabajando


Source link

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba
La Neta Neta Nos gustaría mostrarle notificaciones de las últimas noticias y actualizaciones.
Dismiss
Allow Notifications